Relación saludable: ¿cómo establecer los límites?

 

Cómo conseguir una relación saludable con tu pareja

 

Establecer límites es muy importante para tener una relación saludable, además es un acto de respeto a la pareja y a la relación en sí.

Todos hablamos de los límites, pero ¿que son en realidad?

Un límite es una línea que marca el respeto, una barrera cuando tu manera de actuar está perjudicando al otro.

 

Se establecen ante ciertos comportamientos desagradables o indeseables. Muchas veces es indispensable ponerlos para que esos hechos no vuelvan a ocurrir.

 

¿De qué manera establecer los límites en una relación?

Buscar el momento

Lo ideal es buscar el momento adecuado en que las dos partes estén relajadas, sean capaz de abrirse y expresarse sin enojos de manera abierta al diálogo, evitando decir cosas que puedan lastimar al otro.

Olvidar la culpa

Debes olvidar la idea que establecer los límites en una relación significa ser egoísta.

Recuerda que lo haces para que exista entre los dos la aceptación y el respeto algo primordial para que fluya el amor y puedan convivir de la manera más sana posible.

Desapego

Es importante ejercitar el desapego para tener una relación saludable ya que muchas veces somos incapaces de decir «no» por temor a la reacción del otro, pensar que se puede alejar.

Es muy bueno poner una distancia entre nuestros sentimientos por la persona y nuestras necesidades reales, sólo así podremos establecer límites sanos y necesarios.

Ser honesto

Es fundamental ser muy claro con las necesidades y deseos qué vas a comunicar para evitar malos entendidos, de esa manera la relación va a basarse en el respeto mutuo.

Igualdad

Es importante en la relación tener vínculos de igual a igual donde los dos tengan las mismas oportunidades y ninguno tenga la necesidad de cumplir órdenes o mandatos del otro.

Ser asertivos

Asertividad es poder defender tu posición sin ofender a nadie ni entrar en discusiones.

 

Este comportamiento nos ayuda mucho a comunicarnos con otras personas expresar lo que pensamos y por otro lado aceptar las ideas y los puntos de vista la de otras personas sin juzgar, siempre con respeto.

Evitar ser dependientes

Depender de cualquier tipo de situación o persona nunca nos beneficia porque no somos capaces de hacer las cosas por nosotros mismos.

Debemos aprender a tomar las riendas de nuestra vida, nuestras propias decisiones, aprender a no depender de otra persona para ser cualquier cosa.

 

Solamente así podemos reclamar nuestro espacio, ser nosotros mismos y aumentar la confianza en uno mismo y la autoestima, algo muy sano para todos.

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Top la revista, Psicología clínica, lamenteesmaravillosa.es. 

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *