5 curiosidades sobre la elevación de pecho

 

Datos curiosos sobre la elevación de pecho

Se conoce con el nombre de mastopexia a la intervención realizada para elevar el pecho cuando éste se encuentra caído por diferentes causas: embarazos, lactancias, pérdidas de peso o de elasticidad de la piel, etc.; y puede ser de dos tipos: con implantes o sin implantes.

El Dr Diego Tomás Ivancich, explica ahora 5 curiosidades de este tipo de intervención y presenta su tratamiento para elevar el pecho consiguiendo óptimos resultados.

 

La intervención

La mastopexia es similar a la intervención de reducción de pecho, aunque la resección de tejido es mínima. La técnica consiste en la extirpación de la piel sobrante y en reposicionar el tejido interno, elevando la areola y el pezón.

Existen dos tipos de mastopexia: sin implantes y con implantes

Las personas idóneas para realizarse una mastopexia sin implantes son las que han sufrido una caída del pecho, pero que conservan bastante glándula o volumen. A las que apenas mantienen volumen y glándula se les recomienda una mastopexia con implantes. Por ejemplo, tras embarazos en los que se ha sufrido una gran pérdida de volumen o si se sufre de asimetría.

La intervención de mastopexia dura cerca de dos horas, la anestesia es general

Requiere de un ingreso en clínica de 1 día. A las 48 horas de la operación se somete a la paciente a la primera cura y a la colocación de un sujetador deportivo que ha de llevar durante un mes. La paciente podrá ducharse a partir del tercer día y los puntos se le podrán retirar en 2- 3 semanas.

Las cicatrices son similares a las de la reducción de mamas

Si la caída (ptosis) es pequeña basta con una cicatriz vertical o una periareolar, pero si la caída es más grande es necesario añadir una cicatriz vertical y otra horizontal en el surco submamario (en forma de T invertida). Las cicatrices nunca llegan a desaparecer, pero pasados los meses pueden ser prácticamente imperceptibles. Además, existen en el mercado diversos cosméticos para mejorar la calidad de la cicatriz y de la piel.

La preparación

La preparación de la mastopexia precisa de un historial clínico, un estudio sanguíneo completo y un estudio mamográfico, con el fin de descartar enfermedades que contraindiquen operar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: clinicasanclamente.es, leanoticias.com, apple.news, bonomedico.es.

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *