Menús fáciles para comer en el trabajo

Comer fuera de casa, tener apenas una hora para reincorporarte en tu puesto y además guardar la línea cinco días a la semana es todo un reto.

Además, la tentación de los menús de comida rápida siempre está presente, y llevar una ensalada en un tupper hace que nos quedemos con hambre y que debamos recurrir a picar entre horas, lo que altera todo el proceso de nuevo. Para evitar un drama a la hora de comer en la oficina, apunta los siguientes menús, fáciles y rápidos para comer sano –y ahorrar dinero- sin pasar hambre los días de mayor tensión en el trabajo:

  • Ensalada de pollo: Lechuga, tomate, pechuga de pollo a la plancha y dados de queso light. Esta propuesta es sana, nutritiva y con un aliño moderado de aceite, vinagre y punto justo de sal hará que la sensación de saciedad sea mayor.
  • Ensalada de pasta: La pasta es necesaria en cualquier dieta, y si se combina con una salsa de yogur (desnatado, y una pizca de aceite de oliva) y unas láminas de pavo y tomate en rodajas, supone una comida completa.
  • Combinado: Pavo en lonchas, queso en tranchetes, tomate y calabacín al horno durante siete minutos. En su versión templada tiene un agradable sabor a pizza de lo más saciente y sano.

Foto: www.institutomedicolaser.com

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *