Y después de hacer el amor ¿Qué hago?




Y después del sexo ¿Qué?

Y después del sexo ¿Qué?


En el momento del sexo puedes tener bastante claro lo que quieres hacer, pero ¿Y después? ¿El clásico cigarrillo? ¿Media vuelta y a dormir? Nosotras te hacemos una serie de propuestas que pueden ayudarte a alargar ese momento "especial".

Mientras una mantiene una relación sexual, el nivel de intimidad aumenta, da igual que sean desconocidos o un matrimonio que llevan 20 años juntos: los cuerpos se funden, los sentidos se agudizan y cada persona se entrega totalmente a la otra, aunque sea por un breve espacio de tiempo.

Sin embargo, cuando el acto en si mismo termina, esa intimidad puede disminuir. Si se trata de amantes ocasionales “el momento de después” puede llegar a ser hasta incómodo ¿Qué hacer en la al lado de una persona que prácticamente no conoces? Puede que no te apetezca abrazarla pero quizá tampoco darle la espalda o echarla de tu (o que te echen a ti).

En el caso de las parejas consolidadas puede que no se de esa incomodidad de la falta de confianza, pero si puede suceder que ambos miembros de la pareja se duerman o vuelvan a retomar su actividad (fregar los platos, terminar un escrito, pagar facturas) como si no hubiese pasado nada, sin tomarse ni un momento para alargar el romanticismo. El peso de la rutina puede acabar con los “momentos especiales”.

Sea como sea, el instante después del sexo puede ser agradable en cualquiera de las dos situaciones. Te damos algunos consejos para que lo consigas:

-Iros juntos a la ducha. Un baño jabonoso puede contribuir a que os conozcáis más o a que recuperéis el romanticismo. Frotaros mutuamente la espalda y disfrutad del momento. Puede que hasta tengáis más sexo.

-Quédate abrazada a él con las piernas y rentenle dentro de ti un ratito más. A él le alargará la sensación de placer del orgasmo y estaréis más tiempo “unidos”.

-Poned algo de música que os guste a ambos y disfrutadla mientras seguís echados en la cama, aunque solo sea para continuar con la sensación de relax.

-Masajes en la espalda. Primero uno y luego el otro. Será reconfortante y ayudará en el tema de la intimidad.

-Si se queda dormido (a muchos les pasa), acurrúcate contra él y comparte el sueño. Si no le conoces mucho, a lo mejor puedes saltarte este paso.

-Invítale a desayunar. si es un amante ocasional, puedes aprovechar para conocerle más y si es tu pareja, podéis pasar más tiempo juntos.

Imagen de Andrés Sardá.



Etiquetas: