Vivir en pareja ¿estás preparada?

La decisión de vivir en pareja es muy importante, pero antes de lanzarnos a esta nueva aventura deberíamos saber si estamos adecuadamente preparados para asumir esta decisión de forma responsable. Nosotras te damos algunas claves para para tenerlo claro.

Es posible que estés soñando desde hace tiempo con vivir con tu amado, sin embargo esta elección requiere que se cumplan algunas condiciones no solo para que la mudanza sea exitosa, sino para que la relación de ambos no se vea comprometida por la complejidad de la convivencia.

¿Sabes si es el momento de vivir en pareja? Estas señales podrían indicar que sí:

  • Tenéis una estabilidad económica: y es que vivir solos implica determinados gastos que es importante asumir, por eso ambos deben contar con el presupuesto suficiente para dar este paso sin tener que recurrir a la ayuda de nadie.
  • Os comunicáis bien entre vosotros: si sois una pareja que sabe conversar y dialogar sabréis cómo solucionar los conflictos de forma efectiva sin armar una guerra y es muy probable que podáis vivir bajo el mismo techo con tranquilidad.
  • Os ayudáis mutuamente: en las tareas del hogar, en los malos momentos, en los conflictos, en la cotidianidad. Vivir en pareja implica poder contar con el otro en las buenas y las malas, algo a lo que debemos estar dispuestas.
  • Sabéis respirar profundo y llenaros de paciencia: y es que es importante no estallar ante la primera conducta o provocación, la convivencia requiere de tolerancia, paciencia y armonía.
  • Os  respetáis de forma recíproca: esta es la base de cualquier relación, cuando hay respeto la convivencia resulta sencilla porque entendemos el punto del otro y comprendemos que no es igual al nuestro. Tu pareja no está para pensar idéntico a ti sino para complementar tu modo de ver el mundo, lo que incluye contar con otra perspectiva.

Si a todos estos puntos has respondido que sí ¡felicidades! Estás lista para vivir en pareja y disfrutar de esta nueva etapa de la relación al máximo.
Imagen: Mind the Science Gap

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *