Tips para convertirte en una buena amante ¡Atenta!

¿Hay personas que nacen con la genética predispuesta a convertirles en buenos amantes o la pericia en la cama se consigue a base de práctica? Despejamos tus dudas a continuación ¡No te lo pierdas!

¿Es un buen amante porque ha practicado mucho?¿O porque ha nacido para ello? Pues como casi siempre, la respuesta acertada es la que apunta a la práctica. Llegar a convertirse en un buen amante suele depender, en la mayor parte de los casos, del tiempo y el interés que le hayamos dedicado a ello, como ocurre con los deportes o con otras habilidades.

El interés es un factor clave y aquí sí puede jugar una baza la propia naturaleza de cada uno: hay personas que son más sexuales que otras y por lo tanto, estarán más atentos a lo que tenga que ver con el sexo. Puede que consuman más productos eróticos o muestren más interés por el cine o la literatura relacionada con el tema, de dónde también se extraen conocimientos, claro.

No tiene ningún misterio: como en todos los ámbitos de la vida, aquellos que destaquen como mejores en su campo será como consecuencia del interés y del esfuerzo que han empleado en lograrlo Así que si quieres convertirte en un buen amante, sólo tienes que esforzarte y practicar… Y tampoco es que te vayas a quejar de eso ¿Verdad?

Algunos consejos para conseguir la excelencia como amante:

Comunicación: cuanto más fluida sea entre tú y tu pareja, más posibilidades tenéis de funcionar en la cama. Entérate de qué le gusta, cuando y cómo y luego, esfuérzate en complacerla.

Disfrute: lo primero que tienes que hacer para que tu pareja disfrute en la cama es hacerlo tú también. Tampoco se trata de que estés como un atleta intentando superar tu marca. Relájate y pásalo bien, que de eso se trata.

Innovación: sorprende a tu pareja con una postura nueva, un sitio desconocido o con un arrebato de pasión inesperado. Sal de la rutina sexual: te lo agradecerá y te hará ganar puntos como amante.

No pienses que todas las personas son iguales: y no te empeñes en hacerle lo que le hacías a tu anterior amante sólo porque “le gustaba”. Puede que a tu pareja actual le guste otra cosa y no te estés dando cuenta.

Práctica: tienes que practicar si, pero no hace falta que sea en una misma noche. No te empeñes en batir el record del sexo para impresionar a tu pareja. Mejor una sola sesión y placentera que muchas y regulares.

Imagen de Passionata.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *