Tener poder en una oficina puede despertar deseo sexual

El deseo sexual viene movido, muchas veces, por el poder y la idealización de aquellos con cargos superiores o con un buen nivel adquisitivo. Aquellos cuya influencia social o económica son relevantes, despiertan en nosotros un deseo sexual. Así lo han confirmado estudios hechos por Elizabeth Lombardo, psicóloga y escritora. Según confirma la experta “se le da mucha importancia al dinero y el problema es que se extrapola a las relaciones [···]”. El dinero se esta convirtiendo en más que un instrumento de poder.También llama al deseo y se convierte en un reclamo.

¿Explicaría esto el porqué de muchos hábitos sexuales en la oficina? Según la sexóloga, coach y psicóloga Marián Frías “el poder crea deseo y erotismo, y también nos genera seguridad y confianza [···], esa seguridad, de alguna manera, la intuimos detrás de puestos altos”. Para Marian las cosas son así, incluso para la última encuesta realizada por el Business Insider que confirmó que hasta un 29% de los encuestados habían mantenido relaciones sexuales en su puesto de trabajo con gente de puestos superiores.

Pero al final,  todo se basa en una idealización pues el sexo nos ‘desnuda a todos’ y en la cama al final no es tu jefe, es una persona cómo otra cualquiera. Pero este es el poder del ”poder’, atrae el erotismo y el morbo y a veces no importa siquiera si te atrae o no la otra parte.

Hasta un 85% de este tipo de relaciones de poder y sexo se establecen en las oficinas. Así que cuidado con ese compañero al que le gusta jugar o simplemente pase por un mal momento con su pareja. Algo pasa con este ambiente laboral que estrecha confianzas y confunde e idealiza posiciones. A escondidas puede ser un añadido a este erotismo sexual que esta naciendo entre tu compañero o jefe y tú, pero nunca suele durar para siempre. El porcentaje de infidelidades en la oficina, también por la Business Insider es de un 19%.

El poder confunde, el sexo y el erotismo atraen, y las horas en el trabajo a veces se hacen eternas, pero cuidado, ni del poder nacen los mejores sentimientos, ni el mejor sexo te espera en la oficina.

Imágenes: glamour.es,

Autor: Redaccion Nosotras

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *