Suicide Girls: descubre el portal erótico más feminista

¿Conocéis a las Suicide Girls? Son todo un fenómeno en Internet y en las redes sociales y cada día ganan más adeptos. Este término hace referencia a las modelos femeninas que posan desnudas o con poca ropa en la web del mismo nombre, un portal de referencia en lo que a contenidos eróticos feministas se refiere.

Creada en 2001, Suicide Girls reúne a más de un millón de modelos de todos los estilos y formas pero con algo en común: que estén tatuadas. Esta web, todo un referente en lo que al soft porno y pornografía alternativa se refiere, tiene modelos de todas las nacionalidades que presentan tatuajes y piercings en sus cuerpos. De ahí el éxito de la iniciativa: se quiere celebrar el cuerpo femenino tatuado. Sus modelos son de estilo alternativo y la mayoría tienen el cabello de colores.

suicide_girls

Un ideal de chicas muy diferente al de la pornografía más comercial, en el que vemos mujeres de cuerpos perfectos y pechos operados. En Suicide Girls se encuentran mujeres muy tatuadas, y otras que no lo están tanto. También chicas más delgadas, otras con muchas curvas o de estaturas diferentes. De ahí el éxito de este portal. Para poder acceder a los contenidos, en los que nunca hay penetración, se debe pagar una cuota. Las fotografías no son tan explícitas como en el porno, y las propias modelos tienen total libertad para aparecer desnudas o no.

suicide_girls

Según estudios hechos por la propia web, que cada día publica varios sets de modelos, cerca del 45% de sus suscriptores son mujeres. Las Suicide Girls quieren homenajear la estética de las pin up o chicas de calendario de antaño, pero modernizándose y adaptándose al siglo XXI. Toda chica puede formar parte de la comunidad y optar a ser modelo de la página: no hace falta tener experiencia en el modelaje para optar a convertirse en Suicide Girl. Los únicos requisitos son tener tatuajes visibles, sentirse a gusto con el cuerpo de una misma y tener estilo propio.

suicide_girls

Imágenes: suicide girls

Autor: Liz Claverí

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *