Sólo un 7% de privilegiadas son multiorgásmicas ¡Conviértete en una de ellas!

Tener más de un orgasmo en una misma relación es cuestión tanto de
naturaleza como de actitud. Si quieres saber si serías capaz de
conseguirlo ¡Ponte manos a la obra!
Ser multiogásmica significa ser capaz de tener más de un orgasmo consecutivo en una misma relación sexual,
además de ser parte del escaso 7 % de mujeres que es capaz de lograrlo.
Si quieres hacer que este porcentaje aumente además de tener relaciones
muy placenteras, conoce la actitud que debes tener para lograrlo ¡A veces sólo es cuestión de mentalizarse y disfrutar!


Orgasmo, multiorgasmo y orgasmo secuencial ¿Es lo mismo?

Un orgasmo siempre es un orgasmo, la diferencia entre los tres tipos que mencionamos se refiere más bien a tu capacidad de tener uno o varios en una o distintas relaciones sexuales.

Si en la misma relación puedes tener varios orgasmos seguidos
separados tan sólo por unos segundos, se trata de un multiorgasmo y es
más difícil de alcanzar
; pero si tienes varios orgasmos en
distintas relaciones son secuenciales y es algo que todas las mujeres
sin desordenes pueden lograr.

Evidentemente ninguno es mejor que otro, mientras disfrutes con el que
experimentes y estés a gusto con el placer que te proporciona no tienes
porqué complicarte y buscar más.


Pero y si quieres llegar a se multiorgásmica ¿Qué tienes que hacer?

No hay una receta infalible para desarrollar el multiorgasmo, aunque se sabe que la actitud que tenemos ante el sexo y nuestra capacidad para conocernos, dejarnos llevar y disfrutar, influye mucho.

Según Educasexo sólo un 7% de mujeres son capaces, pero entre ellas parece que hay algunas características comunes que las hacen las proclives a poder desarrollarlos, y lo demás ya es cuestión de ponerse a ello. ¡Conoce las características de las mujeres multiorgásmicas para saber si puedes ser una de ellas!

Estas mujeres son muy desinhibidas frente al sexo, aficionadas al erotismo y a todo tipo de placeres sexuales en general. Su curiosidad les lleva tanto a buscar estimulaciones externas, como la pornografía o las novelas eróticas, como a conocerse mejor a sí mismas.

La masturbación en una práctica habitual en ellas, tanto solas
como en pareja y durante el coito. Cuando lo hacen solas son más dadas
a llegar introducir el dedo que otras mujeres, mientras que cuando lo
hacen durante el coito, se excitan más fácilmente y responden más a los
demás estímulos.

También son más aficionadas a variar sus prácticas sexuales, y gustan tanto del sexo oral, como de que su pareja estimule todo su cuerpo manualmente, o de poner en práctica sus fantasías sexuales. ¿Crees que podrías convertirte en una de ellas?

Ver más…

Masturbación femenina: no te cortes

Las zonas secretas del placer… ¡Descubre los puntos más erógenos que aun no has tocado!

Autor: Maria Ybarra

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *