Sexo tántrico para la noche de San Juan: el masaje del Yoni

Yoni significa literalmente ‘espacio sagrado’ o ‘templo sagrado’ y en Tantra se utiliza para referirse a la vagina.

La finalidad de este masaje es que la mujer alcance el máximo placer en el acto sexual o los prolegómenos.

Antes de empezar con el masaje hay que crear un ambiente adecuado para la que intimidad, la tranquilidad y la confianza en la preja invadan la estancia. En cuanto a la pareja, es muy importante que se demuestren afecto con besos, abrazos y caricias.

La mujer se tiende de espaldas con el torso apoyado en un almohada, en una posición adecuada para mostrar los genitales al hombre (con las rodillas flexionadas y la planta del pie sobre el suelo)

El hombre se sienta delante, rodeando con sus piernas a la mujer.

Una vez colocados, es el momento de relajarse mediante la respiración.

El hombre acaricia y masajea las piernas, el abdomen, los senos y los brazos de la mujer que debe relajarse antes de la estimulación del Yoni.

Después de unos minutos de carias (cada pareja los que considere necesarios), se aplica una pequeña cantidad de lubricante en el monte Venus. A continuación, se acaricia largamente esta parte externa de la vagina.

Se ejerce presión con las yemas de los dedos sobre el labio externo y se desliza de arriba a abajo mientras se aproxima a la zona de los labios internos.

Acto seguido, se acaria el clítoris con círculos de izquierda a derecja y presionando un poco.

Lentamente de introduce el dedo corazón de la mano derecha en el interior del Yoni. El hombre puede alargar este momento todo lo que desee, siempre y cuando la comunicación con su pareja sea sólo corporal, no verbal.

Con la palma de la mano hacia arriba, se dobla el dedo. En esa zona se encuentra el punto G o ‘punto sagrado’ en Tantra.

Tras estimularlo, es el momento de introducir otro dedo en el Yoni. Este movimiento puede acompañarase de caricias en el clítoris o en el ano, según los gustos de la mujer.

Durante el masaje del Yoni, el hombre puede acariciar con la mano izquierda otras zonas erógenas de la mujer como pueden ser los senos, el cuello o la cara interna de los muslos.

Cuando la mujer lleque al orgasmo, el hombnre puede seguir el masaje para lo que en Tantra se llama ‘montar la ola’, una sensación multiorgásmica.

Cuando la mujer lo desee, se retiran los dedos y el masaje acaba lenta y dulcemente.

Ver más…

Masturbación femenina: trucos y consejos para disfrutarla al máximo

¿Cómo conseguir orgasmos sincronizados? Las reglas para llegar al unísono

Masaje para estimular el clítoris masculino ¡Ellos también lo tienen!

Autor: Ana Pitarch

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *