Sexo: Los peligros del bondage

El bondage, como sabéis, es una práctica sexual que aunque puede resultar muy excitante para buena parte de la población, lo cierto es que conlleva ciertos riesgos que se han de evitar en la medida de lo posible para el buen sexo. Para aquellas que no sepáis lo que es, el Bondage es una práctica que consiste en evitar los movimientos de la otra persona mediante ataduras.

Pues bien, el primer riesgo son las lesiones musculares. Y es que al estar atada cabe decir que se puede llegar a producir el adormecimiento del músculo. Además, si la postura en cuestión se mantiene durante mucho tiempo, las lesiones pueden acabar siendo realmente graves.

Por ello, los propios sexólogos aseguran que lo mejor es ir adentrándonos poco a poco en esta práctica, ya que una mala postura puede causar graves daños. Además, no es nada recomendable emular acciones vistas a través de películas porque no siempre se tiene la misma experiencia.

En el caso de que comencéis con la práctica del bondage, tendréis que tener siempre a mano unas tijeras. Puede llegar a doler mucho en determinadas posturas, movimientos bruscos y más que pueden llegar a hacer que tus muñecas acaben teniendo lesiones considerables.

No obstante, lo cierto es que la práctica más peligrosa es el autobondage. Se trata de una práctica en la que no hay nadie que pueda liberarnos ante un momento de peligro real, por lo que podría llegar a producir la muerte. Por ello, bajo ningún concepto, se trata de algo recomendable si no se toman las precauciones pertinentes. 

En definitiva, el bondage puede ser una práctica muy excitante pero puede producir daños en la musculatura y precisamente por ello, lo mejor será que os adentréis en esta práctica poco a poco y siempre con unas tijeras cerca para que ante cualquier problema podáis cortar las cuerdas y seguir disfrutando de la velada erótica.

 Imagen: gq.com

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *