Sexo: ¡Mínimos complejos, máximos orgasmos!

Ya es difícil concentrarse a veces como para que encima tengamos que estar pensando en nuestro complejos. Aceptadlo, cada una tiene el cuerpo que tiene y eso no se puede cambiar. ¡Aunque sí disimular un poco! ¡Conoce las mejores posturas sexuales para esconder esa barriguita!

Estás frente al espejo, con la ropa interior puesta. Te acabas de levantar y tienes un cara de dormida que cualquiera diría que no has dormido en dos semanas. “¿De verdad que él me ve así cada mañana?

Pues sí, hija sí. Pero recuerda que él te quiere y te desea así, como eres. En ocasiones las mujeres nos quejamos demasiado de cosas que a ellos les dan igual, ni se fijan. Porque te aseguramos, y creénos, que ellos no analizan nuestro cuerpo al milímetro para sacarnos los defectos. Ellos nos ven perfectas. ¿O acaso nunca te ha dicho lo mucho que le gustan tus curvas?

Pero si aún así, eres una de las tantas que mientras están empezando con los preliminares ya están pensando “ay madre mía, cuando me quite la camisa y vea esta barriga…¿Crees que saldrá corriendo? ¿Se asustará? o ¿ni se percatará en ello?

Por si las moscas, y para que dejes de pensar en tus absurdos complejos a la hora de hacer el amor… Nosotras te ayuda a que disfrutes con tu cuerpo de las posturas sexuales que más esconden tus “pequeños fallos corporales“.

Si tienes cartucheras o celulitis, túmbate en la cama, boca arriba e, incoporada, apóyate sobre los codos y con las piernas entrecruzadas. Así disimularás las cartucheras, resaltarás tus hombros y también tu pecho.

Si lo que quieres esconder es culete, la mejor postura es que él esté tumbado boca arriba y tú sentada encima. En esta tú serás la que domine la situación y la que marque el ritmo. Es ideal porque desde la perspectiva de tu chico, parecerá que tengas mucho más pecho.

Si te da vergüenza que te vea sin nada, siéntate encima de la mesa. Es importante que estés siempre más alta que él. Rodéale con la pierna, ¡le excitarás muchísimo! Disimularás pecho y barriga.

Para las que tienen muchas caderas, la mejor postura es la de la cuchara. Tú le das la espalda y él se adapta a tu cuerpo por detrás. Es una postura muy romántica en la que tú te dejas hacer.

Si quieres aparentar un vientre plano, siéntate sobre su ragazo e inclínate hacia atrás. Él tendrá que sugetarte por la cintura para que no caigas.

Y si lo que quieres es lucir tu espalda y tus hombros, siéntate encima pero de espaldas a él. ¡Podrás moverte con mucha facilidad!

Aquí las tienes, las mejores posturas para que no se noten tanto los atracones de los últimos días… Pero recuerda que en el sexo nunca es el momento de pensar en el físico de una misma. Solo hay que disfrutar y meterte en la situación.

Porque si le atraes, le atraes toda tú. Con tus defectos, con tu sensualidad, con ese lunar que tienes en la cara o con tus ojos marrones. ¡Fuera tópicos y menos perfección! Así eres y así le excitas. ¡Y tranquila, no notará ni media de las cuatro estrías contadas que tienes en el pecho!

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *