sexo anal: ¿Cómo empezar a practicarlo?

¿Si te decimos sexo anal en qué piensas? Quizá en algo prohibido, en un tema tabú, en una tendencia homosexual o simplemente en algo antinatural. La realidad es que el sexo anal puede llegar a ser una de las prácticas sexuales más placenteras ya que es una zona tan erógena como los genitales.

Es súper importante que no cerremos nuestra mente en el clásico mete-saca ya que también podemos encontrar placer en el uso de juguetes anales con vibración o en el simple hecho de dejarnos puesto un plug anal.

Y es que solo se vive una vez, así que hay que probarlo todo. Además, cuantas más cosas probemos más fácil será que encontremos las que nos dejan temblando y sin aliento. Y la verdad es que no se le puede decir que no al placer ¿no crees? Sin embargo, siempre es bueno tener unos consejitos previos para que todo salga a pedir de boca.

  • Conócete a ti misma. Es súper importante porqué explorar la zona anal es tan importante como la masturbación genital. Tenemos que saber qué nos gusta para tener una buena experiencia.
  • Relájate. Quizá es uno de los puntos más importantes. Tenemos que estar tranquilas y tener confianza plena con nuestra pareja. Y hay que tener claro que a la que le cojamos el truquito, vamos a querer repetir.
  • Tómate tu tiempo. No tengas prisa, alarga los preliminares al máximo. Piensa que cuanto más excitadas estemos, mejor será el sexo anal. Aquí no sirve un aquí te pillo aquí te mato, paciencia chicas.
  • Una buena limpieza previa. Puedes utilizar una lavativa para dejar la zona bien limpia y así evitar sorpresas desagradables.

Y además de seguir estos consejos, es súper recomendable la utilización de lubricantes anales. Son mucho más concentrados que el resto de lubricantes y harán que las cosas vayan mucho más fluidas. Además, si es nuestra primera toma de contacto y no queremos tener problemillas, podemos optar por ayuditas como el lubricante anal con efecto relajante.

Estos lubricantes anales, crean una película invisible súper duradera que permite que disfrutes al máximo ya que son relajantes, nos hacen ganar elasticidad para nuestros juegos anales y reducen un poco la sensibilidad en la zona pero sin llegar a anestesiar. Y es que si algo hay que tener claro es que el sexo no tiene que ser difícil ni doloroso, ¡tiene que ser placentero!

En definitiva, lo que tenemos que hacer es relajarnos, experimentar y seguro que todo irá como la seda. Y sobre todo, darle más de una oportunidad a esta deliciosa práctica ya que el sexo anal es como cualquier práctica sexual, cuantas más relaciones sexuales tenemos, aumentamos nuestra experiencia y más lo disfrutamos. No podemos cerrarnos a probar cosas nuevas ya que podemos descubrir un mundo nuevo de placer.  Se acabaron los tabúes, las excusas y los prejuicios, ¡Disfrutemos! 


Imágenes: Plátanomelon

Autor: Redaccion Nosotras

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *