Seducción: ¡Ellos y sus tácticas de ligoteo!

No se cortan y se comportan al mas puro estilo de Barney, en “Como conoci a vuestra madre”. Te contamos sus tácticas “infalibles” para conseguir rollito con una chica. Estate atenta porque puede que más de uno en Nochevieja te sorprenda con su dulzura. Irónicamente hablando, claro.

¿Nunca habéis conocido al típico grupo de tíos que se sitúan
estratégicamente
en la discoteca mientras van analizando a cada una de
las féminas que se cruzan con sus ojos?

Realizan todo un plan estratégico de seducción con los amigotes y luego se avalanchan contra Nosotras para deleitarnos con míticas frases como he muerto y estoy en el cielo, porque tú eres un ángelu otras mucho peores como ¡se te caído el envoltorio, bombón!

¿Qué se habrán pensado? ¿Qué pueden ir por ahí soltando estas perlas y quedándose así de anchos? ¿Dónde ha llegado el poder de la seducción? Lo habremos perdido por el camino porque desde luego, los hombres de ahora ya no saben ni como ligar con las chicas.

Igual que su nivel de tacto, su nivel de comprendernos es muy bajo. Por eso ellos solamente se preocupan por conseguir a alguien para una noche determinada. Fin de año está al caer, así que imaginémoslos todos juntos pensando en algunas técnicas para ligar esa noche. Ya me lo estoy viendo… Y aunque serán las mismas de siempre, ¡es divertido recordarlas!

¿Y las estúpidas frases que nos sueltan? Algún hombre hace mucho, mucho tiempo probó en decir una cosa bonita a una mujer. Sería otra época, desde luego, porque ya han quedado desfasadas. Y desde entonces, incógnita mundial, a los hombres les gusta usarlas. Y a Nosotras… nos gusta reírnos de ellas… y de ellos.

Son los llamados piropos. Seguro que conoces muchos porque… ¡qué cansinos son! Y creen que nos van a deslumbrar con esas dotes melancólicas y románticas.

Y qué decir de situaciones tan surrealistas como cuando por ejemplo, estás bailando con un maromo que te encanta y notas como empieza a bajarte la mano por la espalda hasta llegar más abajo. En ese momento otro le coge por detrás y le aparta de ti, en un acto de irrefrenable valentía. Pues mal por los dos, hombre. A uno por ser tan suelto; ¡no somos como vosotros! Y al otro por ser tan romántico; ¿lo siento pero, te he pedido que me lo saques de encima?

Lo que está claro es que no dan ni una, porque… ¿y cuándo has salido a fumar y estás buscando el mechero en el bolso y no lo encuentras? Pero tranquila, ahí está ese caballero, que se quiere aprovechar de la situación y te brinda en menos de un segundo un mechero ante tus narices.

O el típico momentazo de… te invito a una copa sin conocerte, y solamente porque quiero ligar contigo dejo que bebas de gratis. Pero qué está pasando. Esa mezcla de machismo e inseguridad de ellos no nos pone nada.

Incluso cuando estás bailando con tus amigas, de momento ves un jeto varonil y observas como te está cogiendo la mano. Rápidamente tú te lo apartas de encima y continúas bailando con las chicas. Pero nada, que él no se mueve, ahí está y te pregunta al oído… ¿quieres bailar conmigo? A ver, a ver. ¿Tenemos que ser tan explícitas y decirles las cosas con pelos y señales?

Además son ellos los que se lían y nos lían a Nosotras. No saben ligar, no saben cómo afrontar la situación. ¿Será que les daremos miedo? Sería divertido si fuese así porque entonces descubriríamos que todas estas técnicas tan geniales que tienen, son fruto de la incertidumbre que les causamos.

Creo, chicas, que esta Nochevieja lo vamos a pasar muy bien. Sobre todo observando las tonterías que hacen para ligar. ¡Y después las complicadas somos Nosotras! Lo que necesitan son unas clases pro ligoteo. Porque a este paso, con frases como tirar la caña o lanzar el anzuelo no nos van a conquistar. ¿Alguna de vosotras se anima?

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *