¿Qué es la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz es la expulsión del semen de forma incontrolada y antes del momento deseado por el varón. En ocasiones, puede producirse incluso antes de iniciar la penetración.

Puede provocarse ante una mínima estimulación sexual. La eyaculación precoz impide seguir con el coito para satisfacerse a sí mismo y a la pareja.

El 70% de los hombres reconoce haber experimentado algún episodio de eyaculación precoz a lo largo de su vida. La eyaculación precoz puede ocurrir a cualquier edad y generalmente mejora sin tratamiento.

 

 

Causas de la eyaculación precoz

  • Sus causas pueden deberse a problemas psicológicos u orgánicos.
  • Factores psicológicos como el estrés y la ansiedad son factores claves, así como también los nervios y el pánico previos al acto sexual. El pensamiento negativo sobre la duración y el miedo a que vuelva a ocurrir también pueden influenciar a los hombres que lo sufren.
  • El exceso de excitación: es una de las causas principales especialmente en adolescentes y adultos primerizos.
  • Algunas enfermedades psiquiátricas como la depresión, el trastorno bipolar o el estrés postraumático, pueden encontrarse entre algunas de las causas.
  • Relaciones sexuales esporádicas: Los hombres que tienen pocas relaciones o con menos frecuencia pueden sufrir este tipo de disfunción.
  • Factores orgánicos: Problemas en la próstata o en las vías urinarias.
  • Trastornos hormonales con problemas en la tiroides y en las glándulas suprarrenales: En esos casos, la eyaculación precoz se acompaña de disfunción eréctil.
  • Tabaquismo crónico y alcoholismo: Malos hábitos que, además, pueden provocar disfunción eréctil.

 

 

Tratamiento para la eyaculación precoz

Debemos ser conscientes de que el tratamiento dependerá de la gravedad de cada caso y de la manera en que la eyaculación precoz afecte al paciente. Actualmente, existen tratamientos muy variados como:

  • Terapia psicológica.
  • Cambios conductuales con la ayuda de medicamentos.
  • Fármacos y antidepresivos.
  • Anestésicos locales y cremas para reducir la sensibilidad de los genitales masculinos.
  • Llevar a cabo prácticas de relajación y métodos de respiración. Estos ejercicios ayudarán a eliminar la ansiedad y lograr tener el control del cuerpo.

¡Importante! Es esencial hablar del problema, así como tener una comunicación fluida en pareja. Es recomendable mantener relaciones sexuales más prolongadas, así como buscar momentos para  disfrutar en pareja. Nuestro objetivo debe ser restablecer la auto confianza frente a la pareja, abrirnos a la otra persona.

Ante este problema, os recomendamos buscar ayuda profesional que pueda aconsejaros e indicaros el tratamiento que mejor se adapte a vuestras necesidades.

 

Imágenes: Pinterest, Telemundo

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *