Preservativo masculino, ¿lo usamos bien?

El preservativo masculino es el único método anticonceptivo que además de prevenir embarazos, protege contra las enfermedades de transmisión sexual. Su efectividad en este sentido ronda el 95% ya que para algunas enfermedades como la escabiosis o las verrugas genitales no ejerce protección. Por no tener la información adecuada, no se sabe usar , ni cumplir con requisitos básicos fundamentales como colocarlo adecuadamente y saber retirarlo. Tampoco como conservarlo. Es prioritario saber, para  darle el uso correcto y tener toda la protección necesaria.

¿Cómo colocar el preservativo y retirarlo?

  1. Utilizar el preservativo desde antes de la primera penetración: es muy común ponerlo solo para el momento que se cree que va a terminar la relación. Si unas gotas de líquido preseminal entran en contacto con la mucosa hay riesgo de infecciones y si entra en la vagina hay riesgo de embarazo.
  2. Retirar el preservativo antes que el pene pierda la erección: si el pene queda dentro de la vagina después del coito, se puede deslizar y quedar dentro de la zona y puede ser muy dificultoso al momento de retirarlo.
  3. Para evitar que se deslice al retirarlo: sujétalo en su base mientras sale de tu vagina, para que no quede adentro o resbale.
  4. Después de haber retirado el preservativo es importante lavar tu pene y tus manos para remover cualquier residuo de esperma.
  5. El preservativo es desechable, después de utilizarlo no lo puedes volver a usar.

Reglas para el uso y cuidado del preservativo

  • Respetar la fecha de caducidad.
  • No guardar en lugares donde hay una temperatura elevada.
  • No romper el envoltorio al abrir con las uñas, los dientes, ya que lo puedes romper antes de usar.
  • Utilizar lubricantes de base acuosa.
  • Antes de colocarlo comprueba si está derecho o al revés.
  • Usarlo durante toda la penetración.
  • Revisa si tiene registro sanitario del Ministerio de salud.

  • Evita guardarlo en la cartera o en el bolsillo del pantalón, ya que el calor lo deteriora y lo rompe.
  • Lo mejor es conservarlos en algún sitio con poca luz a temperatura ambiente.

Comienza a utilizarlo en tus relaciones íntimas y disfruta del placer cuidando tu salud.

Imágenes: El País, muchavihda, Computer Hoy, Vix.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *