Preliminares: las paradas obligatorias antes del sexo

Los preliminares son las estimulaciones previas a la penetración, esenciales para el desarrollo de la excitación y muy importantes para mejorar la lubricación. La variedad es infinita, desde usar palabras, pasando por los besos, las caricias, hasta la masturbación y los juegos eróticos… ¡Solo hay que echarle imaginación! Te contamos algunos de los puntos más importantes por los que debes pasar en los preliminares para conseguir una relación sexual mucho más satisfactoria.

Los besos siempre suelen ser el primer paso, ¿por qué no hacer el camino hasta la cama comiéndoos a besos? Es importante que haya una evolución de lo tímido a lo excitante, empieza en los labios y avanza a zonas mas erógenas como el cuello, las orejas y por los puntos que más le gusten a tu pareja. Utiliza también los dientes y la lengua para crear diferentes sensaciones.

Las manos juegan un papel muy importante en los preliminares. Las caricias pueden llegar a ser muy excitantes si conoces los puntos “débiles” de tu pareja, aprovechad para tocaros y aprender de vuestro cuerpo. Y después, la masturbación. 

En el caso del hombre, existen varias formas de excitarle, lo más importante es seguir un ritmo progresivo y usar lubricante o aceite para que la sensación sea semejante a la penetración vaginal.  En la mujer, la excitación resulta más compleja y por ello los preliminares son una parte fundamental. ¡Probad la masturbación recíproca y simultánea!

¿Jugamos? Los juegos eróticos son muy estimulantes y existen un sinfín de posibilidades. Puedes empezar por algo sencillo como masajear con lubricantes o aceites las zonas erógenas de tu pareja. Podéis haceros con algún juguete sexual como un consolador o un anillo vibrador, hay muchísima variedad y lo pasaréis en grande durante los preliminares.

El sexo oral es el anticipo perfecto a la penetración. En el caso de la felación, lo más importante para conseguir la erección es que prestes atención al glande, la zona con más terminaciones nerviosas del órgano sexual masculino. Y un buen cunnilingus puede hacer que alcances el éxtasis, depende de cada mujer, pero suele ser efectivo que él se centre en estimular el clítoris o incluso se extienda a labios o zona anal.

Esta práctica puede ser recíproca, lo que conocemos como un 69, y os encantará la sensación de recibir placer mientras lo dais al otro.

Empezar fuera de la cama con los preliminares es una gran idea para salir de la rutina. Buscad sitos donde empezar la estimulación, por ejemplo, en la ducha. El agua es un elemento muy erótico para jugar y empezar el ritual previo a la penetración. También puede ser la cocina, la mesa del comedor… ¡Vosotros decidís!

Imágenes: Twitter, Gipfhy, enamorando.me

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *