Posturas sexuales para facilitar las caricias

Posturas para acariciar

Las caricias son muy importantes en el sexo. Ayudan a conseguir que nuestra excitación aumente y estemos más receptivos. Además, son una manera de expresar sentimientos y de conseguir una mayor intimidad en la pareja, además de permitirnos estimular algunas zonas del cuerpo importantes en la relación sexual. Te explicamos algunas de las mejores posturas sexuales para combinar con caricias ¡Atrévete!

Además de la penetración, en las relaciones sexuales las caricias juegan un papel primordial. A las mujeres en especial nos gusta que nos acaricien, ya que las terminaciones nerviosas que tenemos repartidas por todo el cuerpo se activan al contacto con las manos de nuestra pareja y es más fácil llegar a excitarnos.

El Kamasutra siempre resulta de gran ayuda en este tipo de cuestiones sexuales. En él podemos encontrar algunas de las posturas sexuales más adecuadas para poder acariciar a nuestra pareja (o que nos acaricie a nosotras) y estimular algunas partes de nuestro cuerpo esenciales en la relación (el clírotis, los pechos, el perineo, etcétera) ¡Ponlas a prueba en tu próxima sesión sexual y comprueba si funcionan!

Las posturas más adecuadas para acariciar a tu pareja según el Kamasutra son:

-La abeja: él está sentado y ella se sienta sobre su pene con las piernas hacia adelante. Ella puede moverse usando las manos y los pies, mientras que con la penetración se estimula el Punto G. Él puede estimular su clítoris con la mano.

-La somnolienta: él la penetra por detrás y ella pasa una pierna por encima de la cadera de él, aumentando su apertura. Él estimula con el pene el Punto G de ella y con las manos su clítoris.

-La balanza: él se sienta en una silla o en el borde de la cama y ella se sienta encima dándole la espalda. La mujer se balancea apoyada en las rodillas de él, que estimula su clítoris con las manos a la vez que el Punto G con la penetración.

-La cucharita: penetrándola por la espalda, el hombre empuja suavemente las paredes de la vagina, estimulando el Punto G. Tanto ella como él pueden estimular el clítoris con la mano.

-Los elefantes se unen: partiendo de la postura de la cucharita, ella debe situarse un poco hacia abajo y él debe ponerse sobre ella, recubriéndola. Ella abre bien las piernas para la penetración.

Imagen de Control

Noticias Trending!