Qué es el poliamor y cómo practicarlo para ser feliz

Cuando hablamos de amor, tradicionalmente nos referimos a una pareja que se quiere mutuamente, se respeta y se es fiel, sin que entre la deslealtad en el ‘juego’ de estar juntos. Es decir, que no haya más personas implicadas en la relación amorosa y de paso sexual. Esto queda completamente fuera de las leyes de las parejas tradicionales, pero no tiene por qué ser así en los nuevos modelos de amor. En este caso nos referimos al poliamor, que trata de la unión afectiva y sexual de más de dos personas. En este tipo de relaciones, no ‘todo vale’, ya que el respeto y la comunicación son las bases de esta felicidad. Si quieres saber cómo practicar el poliamor para ser más feliz de lo que eres ahora, sigue leyendo.

Una de las bases del poliamor es que los miembros del grupo amoroso conocen con quiénes se acuestan el resto de personas. Esto es importante porque el sexo seguro es una realidad, y así no habrá problemas de enfermedades de transmisión sexual o embarazos que no sean deseados o pensados. Por eso, la comunicación debe ser fluida y todos deben saber a qué atenerse. Esto no significa que la pareja ‘principal’ deba acostarse o amar simultáneamente a las mismas personas que también se quieran entre sí. El poliamor es otra manera de entender las parejas, aunque no todos deben compartirlas.

La comunicación también es muy importante porque la relación no es sólo sexual, sino realmente amorosa, y nadie debe salir herido emocionalmente. Para eso, hay que cuidar las relaciones simultáneas que se tengan para que no surjan celos ni desconfianzas. Lo más importante es siempre tener la oportunidad de hablar de los sentimientos para que no haya ningún tipo de problema. El amor y el deseo se pueden compartir y eso no hace peor a la pareja, sino que la enriquece.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *