Pareja: ¿Qué nos molesta de Ellos? ¡Consejos para superarlo!

En cualquier pareja aparecen las quejas en algún momento de la relación. La clave está en no dejar que os influya y en aprender a superarlo. ¡Te damos algunos consejos para que no le déis demasiada importancia!

Aunque nos parezca que al principio todo es maravilloso… Así es. Al principio todo es maravilloso. Lo que ocurre es que a medida que va avanzando la relación, se os plantean algunos problemas serios.

Sus manías, tus defectos y tu pocapaciencia no ayudan en este panorama. Y claro, es normal que surjan algunos altibajos. Lo importante es que tengáis claro que queréis estar juntos. Si no tenéis esto claro, los problemas se volverán en algo más serio.

Tu novio es maravilloso y te encanta, pero eso que hace por las mañanas al levantarse no te gusta, que te reciba sin pena ni gloria te molesta y que no se preocupe por sacarte a cenar por ahi te pone de los nervios.

Pero claro, esto al principio no lo sabías. No tenías ni idea de que podía ser así. Recuerda: cada uno somos de una forma. Y no significa que sus defectos sean peores que los tuyos. Obviamente tú los tuyos no los vas a ver. Pero… ¿Nunca te has preguntado si él los ve?

¿Por qué no os sentáis un día a hablar los dos sobre el tema? Porque ya lleváis ciertos meses de convivencia. Y si a ti te han surgido algunas quejas… Es lógico y normal que a él también le hayan aparecido.

No tienes que aguantar todo lo que no te gusta de él. Y es tan fácil como decírselo. Así como que él haga lo mismo con lo que no le gusta de ti. De esta forma llegaréis a un punto de convivencia ideal en el que los dos estaréis intentando mejorar por el otro.

El problema es que las mujeres no solemos hacer eso. No lo hablamos, sino que nos lo callamos. Y cuando estamos suficientemente enfadadas, ¡lo soltamos todo! ¿Por qué complicamos tanto las cosas?

Los sentimientos se acumulan y de repente, salen a la luz. ¡Peligro! Debes saber que no eres la única, pero no por ello está bien hecho. Tenemos que aprender a superar las tonterías, tenemos que empezar a mirar por los dos como pareja y no de forma individual. Piensa que ahora vivís juntos y cuánto más lo aligeres y lo facilites, mucho mejor para el futuro.

De todas formas, hay algunas situaciones para las que debes estar preparada. Para no saltar de repente ni formar una gran discusión. Por varios motivos: porque no merece la pena, porque se puede solucionar mucho más fácilmente y porque no os cuesta nada estar en constante reconciliación.

Si no es así, las chispas saltarán entre vosotros… pero para mal. Y la convivencia ser hará muy pesada e insoportable. ¿Y tú no quieres eso, verdad?

No nos gusta que no estén pendientes de Nosotras. Esto significa que no contesten el teléfono, ni el mensaje, ni que te publiquen en el muro del Facebook. Coméntaselo pero sin saltar. Quizás sea más tímido de lo que pensabas y no le gusta demasiado mostrar sus sentimientos.

La puntualidad y la paciencia no son sus puntos fuertes, pero tampoco son los tuyos. ¿Cuántas veces tus amigas se han quejado de lo tardona que eres? Lo que ocurre es que a ti misma te miras con otros ojos. Pero sois los dos iguales… Ten tú también la misma paciencia que le reclamas a él… E irán mejor las cosas.

Sus amigos son un pilar importante. Y lo entiendes pero en cierto modo también te molesta. Es totalmente normal porque eres su novia y tienes unos pocos celos de que se comporte así. Pero tú también tienes tus salidas con tus amigas o con tu hermana. ¿Te ha dicho algo él sobre eso?

De lo que no hay duda es de que antes de acumular reacciones, es mucho mejor decir las cosas. Sentarse y con la calma hablar sobre lo que os preocupa, sobre lo que no os gusta y sobre lo que os incomoda. Pero escucha, también es súper importante que os digáis lo que sí os gusta. ¡Así no será todo tan negativo! Créenos y vuestra convivencia mejorará.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *