Parafilias: un universo de placer oculto

Las parafilias son patrones de comportamiento sexual de las personas, que no consisten solo en una preferencia sino que constan como una fuente predominante de placer sexual. Existen infinidad de parafilias sexuales y las más usuales se clasifican según la actividad o el objeto en el que se encuentra la excitación. Te contamos algunas de las más reconocidas y otras muy curiosas.

  • Fetichismo: Consiste en la atracción por objetos o partes concretas del cuerpo.
  • Androismo: atracción por los muñecos de aspecto real.
  • Misofilia: atracción por las prendas de ropa sucias.
  • Hierofilia: placer que se logra al usar en el acto sexual objetos sagrados o religiosos.
  • Furtling: excitación al atravesar el papel con los órganos genitales.
  • Autonepiofilia: excitación al usar pañales.

Exhibicionismo. Es la atracción de mostrarse ante terceros practicando sexo. Como la agrexofilia, que es la excitación de ser oída por otras personas, la amomaxia, atracción por hacer el amor en un coche estacionado, o el dogging, que consiste en ser observado practicando sexo en un sitio público.

Voyeurismo. Excitarse a partir de ver a los demás manteniendo relaciones, y no solo sexuales. La candalagnia consiste en excitarse viendo a otras personas practicando sexo con su pareja, y la hipnofilia en excitarse al ver personas dormir.

Masoquismo. Es la excitación producida por el dolor que se obtiene a través de la agresión física, siempre consentida, como bofetadas, pellizcos o latigazos y/o la humillación moral.

Sadismo. Es la posición contraria al masoquismo, es decir, la excitación es por producir ese dolor. Hay prácticas muy extremas como asfixiar a la pareja, asfixiofilia, o utilizar agujas, belonefilia.

Atracción por personas. Aquí se engloban las parafilias en las que una característica concreta de las personas es el objeto de deseo.

  • Acrofilia: atracción por las personas muy altas.
  • Abasiofilia: excitación por personas discapacitadas.
  • Teleiofilia: atracción de adolescentes hacia adultos.
  • Ipsofilia: atracción hacia uno mismo.

Atracción por partes del cuerpo. Por ejemplo, acomoditismo, excitación por los genitales depilados o ausentes de vello, o lo contrario, hirsutofilia, atracción por el vello. Lactafilia, atracción por los pechos en periodo de amamantamiento o pigofilia, excitación por las nalgas.

La mayoría de parafilias son, aunque raras, bastante inofensivas para los demás. Pero las hay que pueden ser consideradas muy graves, por ejemplo, si se relacionan con la atracción hacia personas indefensas o animales, como la zoofilia o la pedofilia. Las parafilias suelen ser causa de obsesión para quien las sufre y, en muchas ocasiones, suele ser la única forma de obtener un orgasmo placentero.

Imágenes: Tillate, Vida Magazine, Silvia Olmedo

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *