Orgasmos femeninos, ¿cuáles son los más intensos?

El placer femenino es más complejo que el masculino, no hay un patrón que se repita, según la excitación, el deseo y los estímulos se pueden alcanzar diferentes tipos de orgasmos que, además, demuestran que la penetración no es indispensable cuando se trata de placer. Existen hasta 12 clases de orgasmos femeninos, te contamos algunos de los más intensos.

Clitoriano

El clítoris es el camino directo hacia el orgasmo gracias a sus 8.000 terminaciones nerviosas. Es un órgano diseñado para dar placer a las mujeres.  La estimulación se realiza a través del roce, el sexo oral, un vibrador o ciertas posturas que favorecen la fricción del pubis, como el misionero.

Vaginal

Un 30% de las mujeres tienen orgasmos por penetración, ¿la razón? el famoso ‘punto G’, una zona eréctil que se encuentra en el primer tramo anterior de la vagina. Situarlo, acariciarlo y masajearlo suavemente o con algún juguete sexual antes de la penetración será más efectivo. El placer se extiende a todo el cuerpo y suele ser más duradero que el de los orgasmos clitorianos.

Cervical

Se alcanza estimulando, acariciando y masajeando el cérvix o cuello uterino, que está más arriba de la vagina y conecta las partes bajas y altas del aparato reproductor femenino. Por esa razón se requiere una penetración profunda después de los preliminares. La posición que facilita este orgasmo es ‘el perrito’. Hay quien asegura que es el más profundo y trascendente de los orgasmos.

Combinado

La combinación entre el orgasmo clitoriano y vaginal al mismo tiempo puede llegar a ser el más potente. Con la estimulación simultánea del clítoris y del ‘punto G’ incrementa el numero de terminaciones nerviosas y se producen orgasmos de gran intensidad. La posición a horcajadas sobre el cuerpo del hombre es perfecta para conseguirlo ya que se puede penetrar y estimular el clítoris gracias a la fricción.

Neurosexo

Pocas mujeres logran alcanzar lo que se conoce como orgasmo mental, pero las que lo han experimentado aseguran que es el más intenso sin duda. No es fácil, pero hay que tener en cuenta que todas las sensaciones están en nuestra cabeza y, a partir de ahí, centrarse en una fantasía sexual. Observar imágenes o leer relatos eróticos puede ayudar a alcanzar el clímax. Hace falta concentración y entrenamiento para tener orgasmos sin tocarse.

 

Fuente: El Confidencial

Imágenes: iStock

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *