Por qué nunca debes irte a la cama enfadada con tu pareja

En cuestiones de pareja, muchas veces es inevitable que haya cosas que nos molesten o que nos hayan sentado mal a lo largo del día. Hablamos de esas discusiones de pareja que pueden hacernos sentir incómodos y que terminan en pequeñas riñas que hacen que no nos sintamos del todo contentos. Sin embargo, pase lo que pase siempre hay que tratar de dialogar y de arreglar lo que haya sucedido para que no llegue ‘la sangre al río’ y podamos pasar una apacible noche en pareja sin enfados de por medio. Te contamos por qué jamás debes irte enfadada a la cama con tu pareja en la medida de lo posible.

  • Descansarás peor. Sí, es egoísta, pero si no lo haces por la relación, al menos hazlo por ti. Tener un disgusto y llevarlo a la almohada es tener una noche movida en tus sueños y probablemente en tu cuerpo. Si quieres despejar la mente y descansar trata de hacer las paces, al menos para dormir tranquila.
  • El mal rollo se extenderá hasta el día siguiente. Puede que si te vas a la cama enfadada, al día siguiente no os salga hacer las paces según os veáis las caras, y esto puede ser negativo para la pareja a la larga.
  • Una pelea nocturna hará que tengas peor día por la mañana. Igual que irte a la cama enfadada hará que pases peor noche, si el conflicto sigue latente no tendréis buen día por la mañana, cuando las obligaciones y las responsabilidades continúan en la vorágine del día a día.
  • Mella en la pareja. Las parejas deben buscar maneras de que su día a día sea mejor, no al contrario, y las peleas no resueltas y enfadadas con la persona amada pueden hacer mella negativa y contribuir a crear un mal rollo constante.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *