Mobile porn - Watch porn - free porn - porn - free porn - Porn Movies - HD Sex Porn - HD Sex Porn

Los problemas de tener sexo en la ducha

El sexo en la ducha, todas lo hemos probado -o se nos ha pasado por la cabeza-. Si lo hemos hecho, seguro que el sexo no ha sido como os imaginabais. En general, el sexo suele pintarlo mejor Hollywood, incluso el sexo en la ducha parece coser y cantar, fácil de llevar, heroico, romántico y muchas cosas más, pero al final no ha sido así.

Hay muchas cosas que no imaginabais que podían pasar al tener sexo el ducha -como resbalones, moratones y falta de espacio que acaba por haceros perder la libido-. Como también hay muchos mitos que creíais que son reales y que al probarlo os habéis dado cuenta de que aquello de la lubricación, NADA. La verdad nos abofetea durante el acto -y seguro que habéis acabado con más de un cardenal que corrobore esta afirmación-, si os sentís identificadas con estas situaciones al tener sexo en la ducha, sois de las nuestras. Lo mejor es que si no lo habéis hecho todavía, leerte estas señales que os damos os pueden ayudar a poner remedio antes de que os pase, o para que te lo penséis dos veces antes de meteros con vuestra pareja a sacaros brillo.

  1.  Codazos, empujones, cariñosos, y la búsqueda constante del chorro de agua: para evitar el frió que estás pasando mojada. Lo que prometía ser amor bajo el agua se ha convertido en una lucha por la alcachofa de ducha.
  2. El agua no lubrica, lubrica mucho más la humedad.
  3. Te has llenado de jabón hasta los ojos. Vais a tener que dejar lo de ducharos, en el sentido más literal de la palabra.
  4.  De echarte acondicionador ni hablamos. Es muy sensual lavar a tu pareja, y ya de paso jugar entre vosotros, pero los tratamientos de belleza vais a tener que hacerlos a solas si queréis hacerlos bien con el tiempo que requieren.
  5. La boca se llena de agua cuando le haces sexo oral.
  6. Parece que hacéis malabarismos en lugar de tener sexo. Ponerse derecha o encontrar la postura se vuelve un reto de circo.
  7. Miedo a caerse y resbalarse -y al final pasa-. Pensar constantemente esto no te pone en absoluto.
  8. El agua no deja que todo funcione como ha de funcionar. Incluso cuando por fin parece que habéis encontrado la postura perfecta, la intensidad se acaba.
  9. Decidís que os vais a tumbar en el suelo pero es la peor idea que mantenerse de pie y no caerse en el intento.
  10. Te vas a la cama chorreando y no son horas de poneros a secar el pelo.

Podemos culpar a Hollywood o a quien sea, pero el sexo el ducha no es como nos lo pintan, sino probarlo y decidid por vosotras mismas.

Imágenes: i24mujer.com, es.pinterest.com 

 

  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *