Los muchos beneficios de acariciar a tu pareja

Este es uno de los gestos más cariñosos que podemos hacerle a nuestro compañero, pero además hacer que las caricias se conviertan en algo habitual resultará muy beneficioso para tu relación. Nosotras te explicamos por qué.

Acariciar a tu pareja es una más de las muestras de afecto que puedes darle, pero no se trata únicamente de un gesto superficial sino que resulta una vía perfecta para estrechar lazos. Así como ocurre con los besos o con el sexo frecuente, las caricias ayudan a mejorar nuestra relación, creando un ambiente muy positivo en el que ambos se sentirán a gusto.

Una caricia nos ayuda a disminuir el estrés y tranquilizar a nuestro chico, siendo una manifestación de cariño ideal especialmente en aquellos momentos de mayor tensión o carga emocional, por eso tras un día difícil las caricias siempre deben sobrar.

Pero además acariciar a tu pareja es el prefecto preámbulo del sexo, y es que dependiendo del tipo de caricia podemos transmitir sensualidad y hacerle entender al otro que el juego está a punto de comenzar. Por eso no dejes que falten cuando la temperatura sube en tus encuentros íntimos.

Y si estás dos razones aún no te bastan, es bueno que sepas que diversos estudios han comprobado que las caricias son capaces de reducir la tensión sanguínea, disminuyendo el estrés y mejorando la salud de nuestro corazón. Por eso acariciar a tu pareja servirá además para garantizarle un corazón sano y fuerte.

Si lo que buscas es complicidad, queda claro que este gesto jamás puede faltar en tu relación. Y es que acariciar a tu pareja es una forma de decirle te quiero, de manifestar tu afecto y de demostrarle que estás allí, todo sin la necesidad de decir una sola palabra. Las razones para hacerlo cada día sobran, demuéstrale que lo quieres con este simple pero eficaz gesto.

Imagen: Media Her

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *