Los gatillazos femeninos también existen, no le eches la culpa siempre a él

El gatillazo, es decir, estar en medio de una relación sexual y que, de repente, sea por nervios u otras razones varias, uno de los individuos pierda la excitación sexual y se vaya todo el pastel al garete, se
creía que era cosa de hombes (perder la erección). Descubre que las mujeres también pueden tener gatillazos.

Para un hombre, una de sus pesadillas es estar en medio del acto y padecer un gatillazo (que pierda la excitación y a consecuencia su pene pierda la erección) pero las mujeres también pueden padecer esta sensación.

En las mujeres, este gatillazo sería una reacción refleja que atañe a la lubricación de la vagina, como bien nos informa el Dr. Jesús Ramos desde ésta página web. La vagina, según el Dr., se humedece para permitir mejor la entrada del pene. Es una reacción refleja del cuerpo para que el roce no resulte molesto.

‘Existen otras reacciones corporales en las mujeres (erección del clítoris y de los labios menores), pero la que aquí interesa es la humidificación genital, que es lo fundamental para un coito con éxito’, informa el doctor Ramos.

Precisamente esta disfunción (que la mujer no se humedezca) sería el equivalente al gatillazo masculino. Se habla de disfunción cuando las reacciones de la mujer (humidificación, erección de clítoris y labios menores) no se producen repetidas veces.

Si esto te ha sucedido alguna vez, no hay razón para preocuparse, ya que puede deberse a los nervios del momento, a que pases una época de estrés o tristeza o a cualquier otra razón sin importancia. En el hombre los gatillazos le impiden realizar el coito, ya que no pueden meter el pene flácido en la vagina o el ano, pero tú puedes solucionarlo con un poco de lubricante.

No te preocupes si no te pasa durante mucho tiempo. Getty Images

En la mujer, no se llama gatillazo, se llama bloqueo, pero es la misma realidad: el cuerpo reacciona ante una relación sexual inminente o por en la que ya estás inmersa.

Estos bloqueos pueden ocurrirte si has bebido alcohol o tomado drogas en mayor o menor cantidad, si has empezado una relación sexual sin entusiasmo, si pasas por periodos de nervios o tristeza o simplemente porque estás nerviosa en ese momento. No te preocupes, es algo ocasional. Si esto se repitiera a lo largo de muchas relaciones sexuales, entonces sí deberías acudir al especialista.

Relájate y no te obsesiones. Getty Images

¿Qué habría que hacer cuando alguien se encuentra en una situación semejante? El Dr. Ramos nos aclara que hay que tomársela con sentido del humor (los dos) e intentar practicar cualquier otra actividad sexual diferente al coito: masturbación recíproca, sexo oral, etc.

Imaginación… innova y prueba cosas nuevas. Getty Images

Autor: Jesus del Pozo

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *