Ligueros: seducción infinita

Una noche de pasión tiene muchos puntos concretos a la hora de concebirse y sólo así la velada acaba siendo perfecta.

Todo reside en lo que la propia pareja decida concretar para ese momento en cuestión, para disfrutar en todo momento el uno del otro. Desde la propia actitud que reside en los ‘invitados’ a esta cita especial, hasta el lugar escogido para el momento ardiente, pasando por los adornos que tenga el mismo. Un juego de sábanas elegante, la luz adecuada y las prendas que durarán lo mínimo son otros de los aspectos a tener en cuenta. Una pieza que nunca pasa desapercibida en el caso de la mujer son los ligueros. Blancos, negros o burdeos.

El color supone una de las líneas que más llaman la atención a la hora de elegir cuál es el que más favorece y es un accesorio de lo más femenino y sensual. A la hora de combinar uno es importante es pensar en las tendencias que se llevan esta temporada: seda, encaje… Un liguero es uno de los adornos que consiguen encajar las medias de media caña con la propia pieza en cuestión. Los muslos se convierten en la zona erógena que centra toda la atención y que emana sensualidad sin igual. Si quieres volverle loco, no pierdas de vista el efecto que genera un buen liguero…

El liguero negro, básico

 El liguero negro, básico

Imágenes: corbis Images

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

1 Comentario

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *