La verdad sobre el Toothing, ¿te atreves a ligar vía Bluetooth?

Allá por el 2004 surgió la noticia, se podía emplear el Bluetooth para buscar sexo en los  espacios públicos. ¿Quieres saber toda la verdad? Nosotras te lo contamos.

Era una mentira. Tras una corta investigación descubrieron que este movimiento era falso. Al menos en un inicio. El foro creado para tal efecto no era real y dada la mediocre distancia que alcanzaban  los dispositivos móviles hacían casi imposible llegar a poner en contacto a dos personas para mantener encuentros sexuales aleatorios.

¿La tecnología al servicio de las relaciones?.

Pero la tecnología ha avanzado. Aunque es cierto que su alcance es limitado, tan sólo 10 metros, la idea se sembró y fue evolucionando. Básicamente consiste en enviar un mensaje vía Bluetooth a todos los teléfonos cercanos que tengan activo ese mismo servicio. Los textos proponen encuentros sexuales explícitos. Obviamente ahora son una posibilidad real y una practica posible.

¿Cómo funciona? Siempre se hace en lugares cerrados, normalmente con gran afluencia. Es más habitual en conferencias y reuniones de negocios donde la gente está fuera de sus casas y ven la posibilidad de tener un encuentro totalmente fortuito.

Cuidado, recuerda que es una práctica sexual que conlleva sus riesgos.

Una norma básica es el anonimato. Usualmente no se conocen los nombres ni se hace con intención de convertirlo en un hábito.

Ofrece encuentros vía SMS gratuitos a personas conectadas en un radio de 10 metros.

¿Es seguro? No mucho menos que una cita a ciegas. Recuerda que si aceptas estás consintiendo un encentro sexual con otra persona que no conoces y cuyas experiencias sexuales te son desconocidas. Así que toma medidas si decides meterte en este círculo. Y recuerda, no conoces a la otra persona, puede no gustarte, siempre asegúrate de poner los límites antes de acudir al punto de encuentro donde ambos estaréis solos.

Autor: Ana Belen Pacheco redactora freelance

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. lo que tu quieras.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *