¿La relación cambia luego del matrimonio?

El matrimonio es una etapa de adaptación, y el comienzo de una nueva vida juntos. Es importante en esta etapa que día a día trabajemos por la relación de pareja. Esto requiere dedicación, amor y adaptación, porque cada uno viene con sus expectativas, con los patrones de comportamiento y de relación vividos en su casa. Y aunque no hay demasiadas diferencias en la relación que teníais antes o después de la boda, sí que es verdad que hay cambios que empiezan a producirse paulatinamente una vez os dais el ‘Sí quiero’.

Cambios que se pueden dar después del matrimonio

Se valora más la relación: Se refuerza el vínculo con el otro, se adopta una perspectiva a largo plazo con respecto a la relación, se sienten más motivados, con una apertura mayor para perdonar, lo que lleva a crear un mejor clima en la relación, baja los niveles de agresión, mejora la comunicación. Se crea un lazo de amistad, complicidad, y también de intimidad muy profundo.
Intercambio de deseos y necesidades: Va a estar en constante dinámica, va a ser un cambio permanente, junto con la madurez de cada uno, y las expectativas del otro. Es una etapa de crecimiento de cada uno, pero puede haber un sentimiento de unión, confianza, qué son los que los unieron al inicio de la relación.
Aprender a compartir: Las experiencias, el tiempo y el espacio. Disponer de tiempo extra para la vida de familia y la intimidad como pareja, compartir vivencias y experiencias nuevas que pueden fortalecer la relación, sin perder identidad.


La sexualidad: Los matrimonios se ven afectados cuando la sexualidad empieza a disminuir. Afecta el cansancio, la rutina, la falta de tiempo, las responsabilidades. Fomentar las fantasías aumenta la posibilidad de una mayor satisfacción sexual, y más frecuente. Centrarse en encuentros sexuales de calidad y placenteros, no dar tanta importancia la cantidad, eso va hacer que la pareja quiera repetir la experiencia.
Factor sorpresa y detalles: La espontaneidad y el cuidado de los detalles, seguir conquistando con mensajes y llamadas, es fundamental, eso fortalece la confianza y el cariño dentro del matrimonio. Una rutina rígida, sin acercamiento ni demostraciones de afecto, enfrían la pasión.


Tolerancia y respeto: Con el paso del tiempo la tolerancia disminuye en la relación, y lo que en algún momento te encantaba de tu pareja con los años parece algo molesto. Pero, para  una buena convivencia, es fundamental la tolerancia, la aceptación, el no querer cambiar al otro, aunque en muchos aspectos seamos diferentes. Lograr acuerdos en todos los planos, es algo primordial, para la vida en pareja.

Recuerda:  el matrimonio no es un cuento de hadas, es una realidad que se construye día a día, con dedicación y mucho amor.

Imágenes: Vix, Mundiario,1001 Consejos, Diario Femenino.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *