Kamasutra: El sometido, la posición de las dominantes

A la hora de practicar sexo, las parejas tienen multitud de posturas a elegir en el Kamasutra, y cuanto más varíen en sus costumbres y hábitos, más activa y placentera se volverá su relación. Una de las posturas posibles, es la del sometido. En ella, los amantes tienen un grado mayor de disfrute, y aunque en principio pueda parecer contradictorio por encontrarse la mujer de espaldas al hombre, la realidad es que esta nueva perspectiva les otorga una mayor excitación.

El sometido se realiza en la cama, donde el hombre se tumba boca arriba y la mujer, de espaldas a él, se pone encima de él, donde coincidan sus sexos, con las piernas a cada lado del cuerpo del hombre. En esta postura, ella lleva toda la iniciativa.

sometido_sexo

Para los hombres, esta postura tiene especial importancia ya que ellos se encuentran en “modo pasivo”, algo menos inusual de lo habitual, por ello se encuentran completamente relajados y obtienen un excitación mucho mayor proveniente de la observación de la parte trasera del cuerpo femenino, sus glúteos y espalda, a los que puede acariciar mientras ella “hace el trabajo”.

Para la mujer es una postura totalmente dominante, ella es la que controla todos los ritmos de la penetración, así como la velocidad de la misma. A todo ello se le une la perspectiva de estar opuesta a su pareja, algo que aumenta la excitación por lo inusual de la postura.

En cualquier caso, la postura resulta muy placentera para ambos, por la profundidad de la penetración y por las partes vaginales que toca el pene al introducirse. Además, esta postura es flexible y puede variarse según los gustos y preferencias de la pareja, una de esas variaciones puede ser que el hombre esté sentado en lugar de tumbado, que ambos amantes se cojan las manos para incrementar el contacto físico y la unión durante el coito.

Imágenes: matrixhotvip

 

 

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *