Inapetencia sexual: cómo superarla

La inapetencia sexual es un problema que afecta a muchas parejas y que puede acabar siendo un problema grave. La rutina, los cambios hormonales, la depresión o los problemas cotidianos pueden ser algunas de las posibles causas. Si te pasa, no te preocupes: tiene solución.

Esta situación se repite en el seno de muchas parejas: están bien, ambos miembros siguen enamorados y la relación es buena menos en el terreno sexual. Uno de los dos miembros, pongamos que ella (es más habitual) tiene inapetencia sexual ¿Qué es lo que está ocurriendo?

La falta de deseo o de ganas de hacer el amor es algo frecuente, especialmente en las parejas que llevan mucho tiempo juntas. Una vez pasada la emoción del principio del noviazgo, la pasión se apaga y la relación, en todos los sentidos -incluido el sexual-, se estabiliza y se calma.

Así, el cansancio del día a día, las preocupaciones y la rutina en general, son factores que pueden minar el deseo (y de hecho, lo minan). Además, las parejas pasan rachas, así que tampoco hay que alarmarse demasiado pero tampoco hay que dejar que el problema se extienda en el tiempo y se haga más grave. A continuación encontrarás una serie de consejos para que superéis vuestro bache sexual.

¿Qué hago si tengo inapetencia sexual?

-Lo primero, explícale a tu pareja que te pasa. Si no quieres que piense que has dejado de quererle o que ya no te atrae, coméntale que tienes inapetencia. Seguramente sea por el sexo en general, no sólo con él.

Dadle emoción a vuestra relación ¿Cómo? Pues piensa en algo que no hayas hecho nunca y te apetezca hacer, pero hasta el momento no te hayas atrevido a proponérselo. Puede ser desde recrear tu fantasía sexual con algún personaje famoso hasta practicar nuevas posturas del Kamasutra ¡Todo es posible!

No caigáis en el reproche. Necesitáis una comunicación fluida y profunda, pero no os reprochéis lo que os ocurre. No es culpa de ninguno, pero si es un problema que os afecta a los dos, así que mejor lo solucionáis en pareja.

Consulta con un profesional. No te alarmes, pero la pérdida del deseo sexual de manera repentina y permanente puede significar algún problema de salud. Puede deberse a un desarreglo hormonal o a temas psicológicos, pero quizás necesites consultar con alguien profesional que te pueda ayudar.

Imagen de Andrés Sardá.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *