Grandes seductoras sexuales de la historia: aprende de Mata Hari

Aunque creamos que el sexo y el arte de seducir tal y como lo conocemos es cosa de nuestro tiempo, e incluso pensemos que nuestros antepasados no sabían disfrutar de su vida sexual con total plenitud, lo cierto es que no hay nada más lejos de la realidad, pues la historia nos demuestra que hay grandes mujeres que utilizaron las artes del sexo y la seducción para sus propios fines, y que además, disfrutaron plenamente de su vida sexual (algunas de ellas incluso se llegaron a tachar de ninfómanas).

Quizá la más conocida de ellas es Mata Hari, quien comenzó su leyenda a finales del siglo XIX, cuando con tan solo 18 años se casó con un general 20 años mayor que ella, valiéndose del sexo para conquistarlo. Pero no fue hasta el estallido de la primera guerra mundial, en 1914, cuando comenzó a hacerse mundialmente conocida, pues por aquel entonces era la amante del jefe de la policía francesa, y al mismo tiempo, de un embajador alemán en Francia que trabajaba como espía. Ella misma se valió de ese supuesto papel de espía para acostarse con militares de toda Europa hasta que fue condenada a muerte con tan solo 41 años, después de haberse acostado con más de un centenar de hombres.

Pero Mata Hari no es la única seductora sexual de la historia. Antes de ella, Cora Pearl, una cortesana que vivió a mediados del siglo XIX, sedujo a toda la corte ofreciéndose a sí misma como un postre, cubriéndose de dulces, y con una uva en el ombligo, así como flores en los pezones, que sus acompañantes quitaron con gusto.

Tampoco podemos olvidarnos del gran mito de la sensualidad y de la sexualidad del siglo XX, que supo seducir como nadie a todo aquel que se le ponía por delante. Hablamos, como no, de Marilyn Monroe, quien fue relacionada con un gran número de hombres, entre los que se encuentra J. F. Kennedy.

Imagen: heraldscotland

 

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *