El preservativo se ha roto, ¿y ahora qué?

El preservativo o condón es uno de los métodos anticonceptivos y de protección frente a todo tipo de enfermedad de transmisión sexual más seguros y utilizados. Supongamos que lo están usando durante el encuentro sexual pero, mala suerte, se rompe. ¿Qué hacer? Primero, no desesperarte. Veamos algunos consejos para tener en cuenta en caso de esta eventualidad.

VIH o enfermedades de transmisión sexual

Como en todo, habrá que ser precavido. Si tu pareja es estable, quizás ya ambos os hayáis hecho previamente un análisis para detectar VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Si no lo habéis hecho aún, será momento de hacerlo. Si tu compañero era eventual, entonces no habrá que dejarlo pasar bajo ningún punto de vista. Será importante que te hagas un análisis en la brevedad, para descartar cualquier tipo de contagio.

Se aconseja consultar con un especialista por la profilaxis post exposición o PEP -por sus siglas-: este tratamiento incluye medicamentos antirretrovirales que son más eficaces si se toman de inmediato. Debes saber que funcionan también si pasan entre 48 y 72 horas. Lo mejor será entonces no perder el tiempo y hacer la consulta de inmediato.

sida

¿Embarazo?

Si eres mujer y temes un posible embarazo, entonces podrás recurrir a la “píldora del día después“. Recuerda que para que haga efecto la debes tomar antes de pasadas las 72 horas después de la relación sexual -se recomienda hacerlo igual dentro de las siguientes 24 horas-. No requiere de receta y la podrás conseguir en cualquier farmacia.

Debes saber que su toma puede traer ciertos síntomas secundarios como dolor abdominal, náuseas, vómitos, dolor de cabeza y cambios en tu regla. Llegado el caso, siempre será mejor que hagas consulta con tu ginecólogo.

Cómo evitar que el preservativo se rompa

Será importante compréis preservativos de calidad y que reviséis su estado antes de su uso, ante la menor duda, desechadlo y utilizad otro. Consultad la fecha de fabricación y de caducidad. La correcta colocación es algo esencial. Revisad el tipo de lubricante que se use. Nunca utilicéis dos preservativos juntos, ya que la fricción entre ambos puede hacer que se rompan con más facilidad.

Y recordad: Estas medidas deben ser excepcionales, ya que son componentes químicos que usados frecuentemente pueden traer serios problemas de salud.

Imágenes: blogdefarmacia.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *