El clítoris: ese pequeño gran órgano de placer femenino

El clítoris es un pequeño gran órgano que se encuentra en la parte superior de la vulva y cuya función es, específicamente, la de dar placer. Según la Real Academia Española, el clítoris es un cuerpo pequeño, carnoso y eréctil, que sobresale en la parte más elevada de la vulva, y deriba del griego kleitoris.

No todos los clítoris son iguales: los hay más pequeños o más protuberantes, más o menos escondidos, características que no influyen en su capacidad de dar placer y de producir un orgasmo. Este órgano tiene terminaciones nerviosas internas que intensifican sus sensaciones y llevan al ansiado desenlace.

Un dato curioso es que, en realidad, este órgano va más allá de lo que se ve: de hecho, tres cuartas partes del clítoris están ocultas, y permanecen fuera de la vista. Un clítoris promedio mide cerca de 10 centímetros de largo, lo mismo que un pene flácido. Su parte externa mide entre 3 y 4 milímetros de ancho y su longitud promedio es de 4 a 5 milímetros, sin contar el capuchón, que puede medir 1 a 1,5cm o superior.

En cuanto a sensibilidad o sensación, el clítoris sería igual a la de la cabeza del pene, mientras que la vagina, a la de los testículos en el hombre. De forma que, al igual que es casi imposible que el hombre acabe con la sola estimulación de los testículos, es muy difícil que la mujer alcance su orgasmo con la sola estimulación de su vagina.

mujer1

No todas las mujeres llegan igual a la excitación y al orgasmo: hay de hecho características anatómicas que pueden hacer que algunas mujeres sí lleguen solo con la penetración y otras que necesitan de estimulación más directa. Lo más recomendable es que la penetración siempre esté acompañada por la estimulación directa del clítoris, ya sea porque se eligió una posición sexual en la que se produce cierta fricción contra el hueso púbico del hombre, o porque hay una estimulación manual por parte de la pareja o de la mujer en sí misma.

En este sentido, vale decir que el clítoris, su capuchón, es excesivamente sensible, y el mayor goce se logra con un juego suave de un dedo, la boca o un juguete sexual, pero que si el roce es demasiado fuerte o seguido, puede llevar al efecto contrario, y a que no se sienta nada de placer.

La estimulación vaginal, por su parte, también puede proveer de placer sexual en la mujer. Los orgasmos femeninos se clasifican en dos grupos; los de clítoris y los de vagina. Existen estadísticas que muestran que entre un 25 y 30 por ciento de la población femenina reporta lograr orgasmos por medio de la estimulación vaginal, sin necesidad de tocar el capuchón de su clítoris.

Es que la vagina tiene también sus receptores sensoriales que se ubican a los primeros cinco o seis centímetros de su entrada, en la pared anterior, lo que se conoce como “punto G“.

mujer2

Para encontrarlo es necesario que la mujer esté previamente excitada. Luego, se introduce un dedo lubricado en la vagina y se frota suavemente su pared interior. El tejido vaginal de esta pared, a diferencia del de las otras, en un tanto corrugado y esponjoso. Básicamente, lo que se está haciendo es estimular indirectamente el clítoris a través de la vagina interna.

También puede ser estimulado con el pene o con algún juguete sexual. Pero a tener en cuenta: para lograr la estimulación con la penetración peneana habrá que acertar con la posición más adecuada. Las más recomendables son las posteriores, como la del perrito, la cucharita o una posición donde la mujer se encuentre encima, ya que estará en control de los movimientos y así podrá dirigir el pene adonde lo sienta más placentero. No obstante, vale aclarar que a no todas las mujeres les suma placer, hay quienes la estimulación del “punto G” no les produce nada, lo que es también normal.

El orgasmo es algo muy personal, y no hay mejores ni peores: cada una puede tener orgasmos de clítoris o de vagina, o una combinación de ambos, y será su propia experiencia. Lo importante será conocerse, para así poder transmitirlo a la pareja. A autoexplorarse sin prejuicios ni miedos.

Imágenes: salud180.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *