El Bondage o BDSM: una práctica que nunca pasa de moda

Obviamente “50 sombras de Grey” no va a estar jamás en los cánones de la literatura, pero hay que aceptar que en el mundo del bondage ha habido un antes y un después tras el éxito de esta novela.

Mientras el rodaje de “50 sombras más oscuras” se sigue grabando en Vancouver y mantiene expectantes a los millones de personas que quieren ver la secuela lo antes posible, el BDSM se ha convertido para muchas en un reclamo gracias a la novela.

fiftysi
Para las que no estéis familiarizadas con este término, os aclaramos que proviene de la combinación de las siglas de: Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo.

Si antes esta práctica estaba muy poco aceptada socialmente, ahora son muchos los que se interesan por ella y quieren hacer realidad sus fantasías eróticas.
La práctica del bondage consiste en atar al otro por medio de esposas, lazos, cuerdas, cintas o cualquier material que pueda permitirnos inmovilizar a la otra persona sin muchos problemas. Por lo tanto, una de las claves del BDSM es el consenso entre las partes participantes.

fifty1
La sumisa o el sumiso va a estar amarrada/o y desnuda/o a merced del otro y uno de sus grandes placeres va a ser satisfacer a su “amo/a”. Es una práctica donde entran en juego dos palabras: dominio y sumisión. Los participantes estarán dispuestos a experimentar a través de un juego de roles con doble sentido: dolor y placer. Por lo que muchas personas recomiendan que siempre se acuerde antes una palabra de seguridad, con la que al pronunciarla se detenga inmediatamente la práctica. SSC es el término que tienen que cumplir todas sus prácticas: Safe, Sane and Consensual.

El BDSM exige el placer para ambos; placer de que uno pueda realizar sus fantasías eróticas y el placer de entregarse completamente al otro.

Imágenes: Artsfon

Autor: Redaccion Nosotras

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *