Definitivamente es mejor tener sexo en un hotel que en casa

¿El sexo que tuviste en una habitación de hotel fue mejor que de costumbre? La respuesta seguramente será que sí y todo ello tiene una explicación científica.

Al parecer cuando se practica sexo en una cama de hotel se produce una respuesta química en nuestro cerebro que no se da necesariamente cuando nos encontramos en nuestra propia habitación. Así lo asegura el psicoterapeuta Ian Kerner, asesor sexual y autor de libros como She Comes First, Passionista: The Empowered Woman’s Guide to Pleasuring a Men y Sex Recharge.

sexo_hotel_2
Como confirmaba Kerner al Huffington Post, cuando nos encontramos en un hotel es la novedad del lugar el que estimula la producción de dopamina en el cerebro, la excitación, y obviamente, el morbo.

Pero también es muy importante el diseño. Muchos de los hoteles están diseñados para ofrecer al cliente una experiencia única llena de lujos donde se pueda experimentar con los cinco sentidos: velas, una buena iluminación, una cama grande, etc.

Así pues, el experto constataba que “cuando la gente reserva una habitación de hotel nuestra mente ya está predispuesta; inconscientemente sabemos que podemos darnos un capricho. Hay algo lujurioso, suntuoso y sosegado en las habitaciones de hotel que hace que nos sintamos más sexuales”.

sexo_hotel_1
Además, es importante tener en cuenta que el hecho de pasar la noche en un hotel nos permite “desconectar ciertas partes del cerebro asociadas a la ansiedad y al estrés”. Kerner aconseja convertir las habitaciones en un nido de amor donde las distracciones no estén presentes.

Dormir en un hotel nos permite olvidar y alejar por unas horas todo lo que conlleva estrés en nuestra vida rutinaria: las fotos de los niños, las facturas por pagar, etc. Y eso contribuirá a la incitación sexual. También es importante el aspecto de la privacidad, en un hotel nadie te molesta: ni entrarán los niños, ni te tienes que preocupar por cuándo llegarán los padres, etc. Así que puedes disfrutar del sexo sin ningún temor.

Pensad que tampoco hace falta ir muy lejos, y se puede aprovechar para pasar una noche con la pareja en un hotel de vuestra misma ciudad ya que como afirma Kerner, los hoteles ya nos ponen a tono de forma natural, solo por el simple hecho de salirse de la norma y la rutina.

Imágenes: ocholeguas, inforema, mejorhistoria

Autor: Cori Maritan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *