Debate sexual: ¿Porqué las mujeres no hablan en la cama?

Cuando las mujeres se envuelven en un tórrido torbellino emocional que las lleva a sacudir el cuerpo cadenciosamente con la pareja en un colchón ¿Tienen alguna predilección por algún sonido en particular, gimen, gritan o permanecen en silencio?

Algunas reaccionan violentamente arañando la espalda de la pareja, gritando de tal forma que los vecinos llaman a la policía pensando que se acaba de cometer un crimen en el piso de al lado, otras se ríen a carcajada batiente pero otras callan, ¿existe alguna razón?

Lo preocupante del tema no se centra únicamente en los sonidos que emite una mujer cuando alcanza el clímax sino que cabría ampliar el contexto de la pregunta: ¿Porqué las mujeres no hablan en la cama para guiar a su pareja?

A pesar de que a las mujeres les ha costado paso abrirse un hueco en el terreno profesional, todavía arrastran una carga más en el sexual, ya que (al parecer) dada las pautas de educación, hay muchas mujeres que no se sienten con la suficiente confianza de decirle a su pareja qué es lo que disfrutan y qué no les agrada de la forma en que se aproximan a ellas.

El resultado de esta falta de comunicación genera mujeres insatisfechas que en su vida no han logrado mantener una sexualidad plena y que conocen la palabra “orgasmo” porque la han leído en alguna revista femenina pero jamás lo han experimentado.

¿Conoces algún caso así?

De acuerdo a Scientific American entre un 5 y 15% de las mujeres sexualmente activas en Estados Unidos nunca han tenido un orgasmo.

Muchas mujeres permanecen calladas por ignorancia, no saben qué les produce placer, otras por no lastimar a la pareja, y algunas más porque piensan que la próxima vez sí se lo dirán (el problema es que cuando la ocasión llega, optan nuevamente por permanecer en silencio y esgrimir una tímida sonrisa post- coital).

¿Cuándo es el mejor momento para hablar?

En la web de seres sexuales nos dicen que no es necesario abrir un foro-debate-con charla-coloquio al final del mismo, en plan “pues a mí me gusta esto o lo de más allá”. No. Esas cosas van surgiendo y, a medida que van surgiendo (haciéndolas y recibiéndolas), deben ser tratadas.

Aunque nos encantaría muchas veces prescindir de las palabras y que con solo mirarlo el otro fuera capaz de leer nuestra mente, la evolución humana todavía no llega a ese nivel por lo que sólo nos queda aprender a comunicarnos y hablar, hablar sin descansar.

Puede ser que tu pareja te prodigue una caricia que te disgusta y reaccionas instintivamente moviéndote mucho, él puede pensar que es porque te encanta, sin embargo lo haces para ver si de esa forma él deja de hacerlo, si no se lo aclaras ¿él cómo lo podría adivinar?, si no hablas, seguramente pensará que esa posición o caricia es de tus favoritas y recurrirá a ella en cada encuentro sexual.

¿Es bueno dirigir a tu pareja en pleno acto sexual?

Como esto es un debate, encontramos una opinión discordante, la del sexólogo Juan Carlos Kuznetzoff quien propone que este tipo de diálogos siempre se realicen fuera de la cama.

Tal cual: el especialista aconseja debatir sobre zonas erógenas a tocar o no, frases guarras a decir o no y fantasías calientes a reproducir o no, en pleno el bar de debajo de tu casa, esto permite mantener inmune el espacio de la cama que debe consagrarse, desde su punto de vista, para las relaciones sexuales y el descanso.

En el sitio de Coalición para una sexualidad positiva (el cuál es un site sumamente recomendable en donde los adolescentes pueden entrar a aclarar sus dudas sobre sexualidad) mencionan que hay que hablar de sexo, incluso durante el sexo, ampliar el léxico sexual y mostrar las emociones en cada momento de la relación.

¿Con qué opinión coincides?

En la web de aol nos dan otra información que nos invita a la reflexión, según datos estadísticos del Departamento de Salud de Estados Unidos, 75% de las mujeres sexualmente activas no logra el clímax con la penetración, pese a que las mujeres tienen un potencial orgásmico ilimitado, esto tal vez se deba a que los hombres puedan agradecer que se les brinde un poco de orientación para que juntos puedan alcanzar el clímax.

Se realizó una encuesta en la web de aol, antes citada, y preguntaron a unas 20 mujeres, la mayoría profesionales y casadas, sobre lo que le piden a su pareja, sólo 4 contestaron que se los dicen directo y en el momento, a las demás les es embarazoso y mejor dirigen las acciones de su hombre de una forma más sutil como cambiar postura, emitir sonidos más fuertes cuando algo les gusta, e incluso dirigirlos de una forma más física como posar sus manos en una zona determinada.

Las parejas de estas 20 mujeres encuestadas respondieron de formas muy diversas; desde el que prefiere que su mujer le hable al oído y le diga que lo ama, hasta el que desea que grite y le diga explícitamente cómo moverse, en qué momento y cómo, eso sí, ninguno prefiere a las que no dicen nada pues sienten o que no lo están haciendo bien o que a ellas les da igual.

Estos hombres mostraron casi todos la misma inquietud: les gusta que ellas hablen, que pidan y reconozcan cuando algo les gusta y cuando no.

La parte más interesante, es que quieren que ellas también deseen experimentar con su pareja, ya no quieren a las mujeres pasivas y mojigatas de antes, quieren que participen y que gocen junto con ellos, así que la recomendación final es que te unas (en serio) a tu pareja y dejes atrás tus complejos y disfrutes de la sexualidad al máximo.

¿Hablas con tu pareja?

Ver Más…

Autor: Karina Santillan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *