Cuando mi pareja dice ‘Te quiero’: verdades ocultas

Quizás conozcamos a alguien, o quizás nos reconozcamos a nosotros mismos, entre esas personas que nos quedamos atascadas con el ‘Pero me dijo que me quería’. A partir de ahí ya no importa lo que nos pase, o lo que nos hagan, nos agarramos a una relación como a un clavo ardiendo.

¿Por qué le damos tanta importancia a esas dos palabras? ¿Son lo que parecen? ¿Son tan importantes? ¿Por qué parece haber un antes y un después en una relación tras pronunciarlas? Si quieres saber las respuestas para no quedarte anclada en un ‘Te quiero’, toma nota:

Lo primero que tenemos que apuntar es que todos sabemos decir ‘Te quiero’ pero, en realidad, no todos queremos decir lo mismo. Cada uno quiere a su manera, según lo aprendido en sus familias, o las ideas y expectativas que tenga en torno a lo que significa tener una relación y cómo hay que comportarse en la intimidad afectiva. Cuando alguien nos dice ‘Te quiero” pensamos que nos va a querer como esperamos, o de la misma manera que nosotros lo hacemos. Pero la realidad es que nos podemos llegar a sorprender bastante y de distintas maneras.

pareja

Ese momento en que nuestra pareja dice ‘te quiero’ es crucial. Si se pronuncian las dos palabras en un momento de subidón, romántico, o apasionado, podríamos decir que son como la espuma de los refrescos: no hay que hacer mucho caso, pero hay que disfrutarlo. Nos gusta oírlo, es muy halagador, y en ese momento probablemente es verdad. Pero su sentido es más bien lúdico y principalmente emocional. Si eres capaz de entenderlo así, dilo sin reparos porque sienta muy bien, tanto decirlo como oírlo, pero plántate ahí.

En contraste, tenemos el ‘te quiero’ racional, el que se dice en un momento en el que se quiere transmitir que las dos palabras significan compromiso y proyecto común. Por supuesto que van cargadas de emociones, pero en este caso su intención, lejos de ser lúdica, es obtener una reciprocidad y dar un paso adelante en la relación a la vez que sellar unos sentimientos más profundos.

Con el paso del tiempo parece que se nos olvida decirle ‘te quiero’ a nuestras parejas: ‘ya lo sabe’, solemos argumentar. Quizás no, o no cómo tú crees. Y, bien pensado, cuando queremos a alguien de corazón, ¿no nos gusta que nos lo diga, aunque ya sepamos que nos quiere? En la intimidad, son dos palabras maravillosas que proporcionan momentos fascinantes o impulsan afectos adormilados.

Mi recomendación como psicóloga especializada en relaciones de pareja es que no dejes pasar mucho tiempo sin decirlo. No cometas el error de no decir ‘te quiero’, especialmente si lo estáis haciendo bien. Es un bonito adorno que no debe faltar en el trabajo que está bien hecho.


milaMila Cahue es la autora del libro “Amor del Bueno”, primero de la colección “Tu Vida en Positivo”, editado por JdJ Editores y Actitud de Comunicación. Es Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y especializada en relaciones de pareja en el Centro de Psicología Álava Reyes.

Autor: Mila Cahue

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *