Consejos para evitar la disminución del deseo sexual

La falta de libido es un problema común para muchas parejas, que ven disminuida la frecuencia de encuentros íntimos y el placer, lo que sin duda repercute en la salud de la relación. Nosotras te damos claves para evitarla y mantener la llama ardiendo. El sexo es muy importante en una relación, convirtiéndose en un elemento fundamental hasta tal punto que cuando los asuntos en la cama comienzan a fallar, los problemas en otros escenarios no tardan en aparecer.

La disminución del deseo sexual es una de las principales razones por las que muchas mujeres dejan de sentirse interesadas por su pareja en la cama. Es necesario encontrar el origen de esta situación y enfrentarlo para reactivar la unión y mejorar la intimidad.

Para empezar es importante determinar que está causando esta disminución. Los problemas de comunicación, las tensiones y el estrés, los cambios hormonales y la rutina sexual son las causas más comunes que generan la disminución de este deseo. Una vez que hayas detectado el origen, habla con tu pareja e intentar cambiarlo.

falta_sexo

Para ello es importante evitar la rutina en la cama, experimentar con nuevas posturas, con juguetes sexuales, ver películas eróticas, dedicar tiempo al sexo o planear una escapada sensual. Animaros a encender nuevamente el fuego sin miedos o tapujos, en total libertad y con completas ganas de disfrutar. El placer es el principal detonante que nos hace ser sexuales ¿por qué no aprovecharlo?

También es necesario cambiar los hábitos, una alimentación saludable y el ejercicio físico favorecen unos buenos niveles de deseo sexual, mejorando al mismo tiempo nuestra autoestima y humor. Además el diálogo nunca debe faltar, saber lo que más disfruta tu pareja y que él sepa lo que te excita es esencial para que ambos podáis complaceros en la cama.

Si a pesar de todos estos cambios sigues notando que tu vida íntima ha perdido toda la emoción, entonces es importante visitar a un especialista. Los cambios hormonales y distintas condiciones físicas o psicológicas pueden afectar nuestra libido y ocasionar disminución del deseo sexual, algo que debe ser diagnosticado por un profesional.

Imágenes: Vida saludable y más

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *