Accidentes comunes en el sexo, ¿te han pasado?

Cuando estamos teniendo sexo a veces ocurren incidentes que pueden ponernos en apuros. Aquí os dejamos los accidentes sexuales más comunes y os damos algunas recomendaciones para evitarlos o, al menos, saber salir de ellos lo más airoso posible. El accidente sexual más peligroso es el de la rotura del preservativo. Si tras acabar el acto sexual te das cuenta que el preservativo se ha roto, no lo dudes y ve a por una pastilla del día después. No es del todo probable que te quedes embarazada pero más vale prevenir en estos casos.

Otro ‘accidente sexual’ de lo más embarazoso es llamar a tu pareja por el nombre de tu ex. Esto es especialmente común que ocurra cuando se lleva poco tiempo con la nueva pareja y no hace demasiado tiempo que lo dejaste con tu anterior compañero o compañera sentimental. Si tu nueva pareja te pide explicaciones o le sienta mal, discúlpate con total humildad. Seguro que en un rato quedará olvidado.

errorsexual

Si rompéis algún objeto fruto de una pasión desmedida, no os preocupéis demasiado. Este es otro de los accidentes más comunes a la hora de tener sexo. Aquí lo mejor es ser precavido y no tener nada demasiado valioso en un lugar en el que podáis caer en las garras de la pasión. Os evitaréis romper algo de valor.

Un incidente algo desagradable pero que también es bastante común es ser descubierto haciendo el amor cuando se hace más allá de las paredes de casa. Si estáis en la oficina, en el coche o en la playa es fácil que, de un modo u otro, os descubran. Tened mucho cuidado y asegurad que es realmente improbable que esto ocurra o no lo haréis tranquilos y al final habréis corrido un riesgo innecesario además de poco disfrutado.

Sufrir un calambre o un tirón muscular es otro de los contratiempos que a veces acaban ocurriendo. Para evitarlo, intentad no hacer posturas imposibles en las que no os sintáis demasiado cómodos, seguro que podéis encontrar una alternativa más sencilla e igual de placentera. Como veis, son accidentes muy comunes pero con soluciones bastante sencillas. Nada como el sentido común para evitar incurrir en la gran mayoría de estos contratiempos.

Imágenes: prevention/notey

 

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *