10 prácticas sexuales raras que debes probar

En el sexo el único límite es tu propia imaginación, es posible hacerlo tan intenso, duradero y original como quieras. Solo es cuestión de probar, practicar y no cerrarte a nuevos placeres, te animamos a que pruebes algunas de las prácticas sexuales raras que te proponemos ¡Que no te de miedo probar cosas nuevas!

Tickling: Consiste en hacer cosquillas eróticas hasta alcanzar el orgasmo. A algunas personas les parece una tortura porque es una práctica agotadora y que requiere tiempo, pero es una buena forma de añadir diversión al clímax.

Humming: Con la vulva o el pene en la boca, consiste en provocar pequeños zumbidos a modo de vibraciones que causan un extra de placer durante el sexo oral.

King Out: Es el resultante de excluir la penetración en la relación sexual. ¿Qué queda? El King Out, que son las caricias, los besos y todo lo que se te ocurra para hacer gozar a tu pareja sin penetrar. ¡Es una buena forma de centrarse en los preliminares!

Postillonage: Esta práctica consiste en meter un dedo, mejor empezar por el meñique, en el ano de la pareja justo antes del orgasmo para experimentar un placer sexual extra. Es apto tanto para hombres como para mujeres y es posible iniciarse simplemente haciendo presión en la superficie anal.

El pañuelo: Consiste en introducir un pañuelo pequeño y lubricado en el ano del hombre y retirarlo justo en el momento del orgasmo. El recto cuenta con miles de terminaciones nerviosas, por lo que se multiplicará exponencialmente la sensación de placer.

Beso de Singapur: Es una de las prácticas sexuales más complejas, consiste en que, durante la penetración, sea la mujer quien estimule el miembro con sus músculos vaginales y no el hombre como en el sexo convencional. Quien lo ha probado, asegura que es mucho más placentero.

Bluetoothing: Es dar un paso más en el erotismo y se consiste en usar un juguete erótico con función bluetooth para que tu pareja sexual pueda manejarlo a su antojo. ¡La diversión está asegurada!

El voayeur: Se trata de masturbarse uno delante del otro sin llegar a rozar. Excitarse simplemente mirando, susurrando y descubriendo como se toca tu pareja. Además de ser excitante, aprenderéis mucho el uno del otro.

Regla de los 9 movimientos: consiste en intercalar penetraciones profundas con otras en las que solo se introduce el glande, “la puntita”. La teoría dice que cada nueve penetraciones en las que solo se introduce el glande, le deben seguir dos profundas para acentuar la excitación.

Splosh: Es una de las prácticas sexuales más húmedas, este fetichismo consiste en verter comida, sustancias comestibles o líquidos sobre el cuerpo. Los más típicos son los alimentos afrodisíacos como el chocolate o aceites con aromas excitantes, pero puedes ir más allá, ¡qué no os de pereza pringaros!

 

Fuente: Enfemenino

Imágenes: Popsugar, Favim, Getty Images

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *