¿Qué vitaminas necesitas a partir de los 40?

Las vitaminas son fundamentales en toda edad, pero si estás por entrar en la etapa de los 40 años el cuerpo comienza a cambiar, la masa muscular empieza a perder volumen, la probabilidad de subir de peso y el riesgo de enfermedades del corazón aumentan. Es muy importante llevar una dieta equilibrada y complementar con vitaminas esenciales qué no debes dejar de consumir.

Vitaminas fundamentales que debes incorporar

Vitamina D: Es la que ayuda al cuerpo a absorber el calcio, fundamental para la salud de los huesos. Cuando los índices están bajos te encuentras en mayor riesgo de desarrollar osteoporosis y problemas de descalcificación. Es recomendable exponerse al sol, ya que el cuerpo produce vitamina D en este momento, y también se puede ingerir en: huevos, pescado, leche, fortificada y cereales.
Vitamina B12: Es esencial para la función normal de la sangre y el cerebro. La encontramos en: pollo, pescado, huevos, carnes, lácteos. Después de los 40 años es un buen momento para empezar a consumir la de manera de suplemento multivitamínico apuntando a 2,4 mg por día.


Calcio: Es necesario para fortalecer los huesos y los dientes. A partir de los 40 años las mujeres empiezan a experimentar la pérdida de calcio año tras año. Se necesita consumir alimentos ricos en calcio como: brócoli, vegetales de hojas verdes, cítricos, la práctica diaria de ejercicio físico, también ayuda a fortalecer los huesos, y equilibrar el calcio en el organismo.

Hierro: El hierro ayuda a la producción de proteínas y la distribución de oxígeno a las células. Las mujeres que experimentan pérdidas menstruales están en riesgo de deficiencia de hierro, y a partir de los 40 se hace más necesario en el requerimiento diario. Lo encontramos en: mariscos, frijoles, verduras de hoja verde, hígado, lentejas.

Omega 3: Técnicamente no es una vitamina, son ácidos grasos que tienen innumerables beneficios para la salud. Ayudan a controlar la presión arterial y el colesterol malo (LDL), y ayudan a contrarrestar el riesgo de enfermedad cardíaca. Se encuentra en gran concentración en: las semillas de lino, nueces, pescado, verduras de hoja verde.

Consejos

  • Es fundamental realizar alguna actividad física para fortalecer músculos, circulación sanguínea, articulaciones, y salud en general.
  • Consume alimentos ricos en fibra para tener un buen funcionamiento de su sistema intestinal.
  • Limitar el consumo de tabaco y alcohol.
  • Realiza una visita a tu médico para que controle los niveles de vitaminas en tu organismo.
  • Tener una vida sana y prevenir enfermedades depende de ti.

Imágenes: Maestroviejo, Botanical-online, Hola Doctor.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *