¿Tu ex te provoca adicción? ¡Supéralo ya!

Lo tuyo no es tropezar dos veces con la misma piedra, sino tirarte al suelo a por ella cada vez que la ves y arrastrarte detrás ¡Aprende a olvidar ese ex que no te da ninguna alegría!

Si cuando te preguntan por tu peor vicio no respondes el tabaco o morderte las uñas, sino ‘Manolo’, es porque eres totalmente adicta a ese patán que ahora es tu exnovio. Pero tranquila, es una adicción que se puede superar sin parches de ningún tipo y con un poco de ayuda. Te contamos porqué te provoca esa atracción para que sepas cómo mandarlo a paseo según el tipo de hombre al que estés enganchada. Mentalízate y aprende de estos consejos ¡Tú puedes!

Como dice la canción, no es amor ¡Es una obsesión!

La falta de autoestima y el pánico que nos provoca pensar que no seremos capaces de estar sin esa persona de la que somos totalmente dependientes es lo que nos mantiene a su lado ¡No la felicidad!

¿Sabías que, según algunos psicólogos, la mayoría de mujeres que se enganchan a sus ex van detrás de personas que no les hacen felices y que probablemente si cayeran rendidas a sus pies dejarían de gustarles?

Tienes que valorarte tanto como le valoras a él y, cuando tu autoestima esté más fuerte serás capaz de dejarlo. Si crees que no puedes hazlo poco a poco: amplía tu círculo de amistades, y haz actividades que te gustan para sentirte realizada y valorada: salir, estudiar, decorar la casa… ¡Será un subidón de seguridad!

Cuida tu imagen ¡Verte y que te vean bien es importante!

Ponte guapa y si él no se da cuenta no te deprimas. Sal a la calle y aunque tenga que pasar por delante de todas las obras de tu barrio ¡Que te suban la autoestima!

Cuando llegue el momento reúne todas tus fuerzas y déjalo. ¡Te damos algunos consejos según el tipo de hombre al que estés enganchada!

El Indiana Jones ¡Que se pierda en la selva!

Te fascina su aire masculino, aventurero, que siempre tenga mil historias asombrosas que contar… y no puedes dejar de imaginarte una vida intrépida y llena de emociones a su lado. Pero claro, es tan independiente que no se atreve a comprometerse y la mayor emoción que vives a su lado es esperar junto al teléfono con la incertidumbre de si te va a llamar o no.

Ahora te parece perfecto, pero dentro de unos años te reirás de su barriguita cervecera y de que se siga vistiendo como un chaval cuando peina canas

¡Pasa de ese Harrison Ford de pacotilla! Si lo que te fascina no es él, sino su tipo de vida ¡Róbasela! No esperes a que él te proponga ir de viaje a Asia o hacer puenting, busca a una amiga y corre tus propias aventuras. Seguro que en un tiempo tendrás muchas más historias que contar… ¡Pero no precisamente a él!

El glotón ¡Que no te tenga de segundo plato!

Existe una serie de hombres que por avaricia o cobardía no se conforman con una mujer, y necesitan otra de segundo plato, cuando no también otra más para el postre. ¡No te engañes! Se comerá todo lo que se encuentre a su alcance y tú nunca le llenarás del todo, por mucho que te diga que sí.

No esperes más a que se decida por alguna ¿Por qué no eres tú la que te decides de una vez? Sabes que no te merece la pena estar siempre detrás y que así sólo desperdicias tu vida. Déjalo, aférrate a tus amigas, y salid siempre que os apetezca a picotear algo o incluso a daros un buen banquete. El mundo está lleno de hombres sabrosísimos…

El trabajador nato ¿quieres ser su mujer o su fregona?

Llevas ya unos años casada o en pareja y toda una vida a su lado no es fácil de dejar… pero ¿Al lado de quién? Cuando reflexionas te das cuenta que mientras tú trabajabas, cuidabas de la casa o de los niños, y te esforzabas por hacerle feliz ¡El que no tenía tiempo para nada y estaba siempre cansado era él!

No dejes que él acabe con tantos de lucha contra el machismo ¡Tu ruptura será un paso en la liberación de la mujer!

El trabajo siempre es la excusa, cuando no el estrés, y cuando no es que él también necesita algún tiempo para estar con los amigos y evadirse de todo ¿no? Así han pasado los años, por mucho que tú le digas que las cosas no funcionan así no sirve de nada, y mientras tú le excusas y haces una fiesta de cualquier detalle que tiene contigo, vuestra relación se enfría. Ya pareces una fregona sólo ocupada en limpiar ya arreglar sus cosas, más que su pareja.

Apóyate en tu familia y en tus hijos y corta esa larga relación que hace tiempo que ha muerto. Te has llevado mucho tiempo sin dedicarte nada a ti misma y ahora es el momento de dejar de ser una fregona para volver a ser una mujer ¡Que aprenda a barrer solito!

¿Ya no eres adicta a él pero sí al helado de chocolate?

Después de dejarlo será el periodo más difícil y cuando existe mayor peligro de recaer ¡No lo hagas! Te damos algunos consejos para que puedas superarlo:

En cuanto a él, para no ceder lo mejor es ignorarlo: aunque te parezca algo radical no le veas, evita los lugares que frecuenta, no le hables y no contestes a sus llamadas ¡Y menos a los sms! Son algo aun más cobarde. Si estás rodeada de sus cosas será difícil, así que mejor deshazte de ellas y así no habrá excusas para verle. Y si te fallan las fuerzas y caes en algunas de estas cosas, pase lo que pase ¡Nunca te acuestes con él! Si no te quiere al menos mantén tu dignidad ¿No?

Por otro lado también tendrás que hacer un esfuerzo para controlar tu peligrosa cabecita. Intenta no darle demasiadas vueltas a la ruptura o pedir explicaciones a tu ex o a los amigos ¿de qué servirán una vez dado el paso? Mejor mentalízate de que vales mucho y, solo por eso, el futuro que te espera será mejor.

Tampoco te culpes por lo que ha pasado si has hecho lo que has podido para que aquello fuera bien, más bien ¡Date una recompensa por tu valentía! Apúntate a una actividad que te guste donde puedas conocer a gente nueva.

Ver más…

Autor: Maria Ybarra

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *