¿Cómo tratar el sudor excesivo en las axilas?

El sudor excesivo en las axilas puede ser algo frustrante y antiestético, por esta razón poder controlarlo te mantendrá seco y confiado. Algunos desodorantes no solucionan el problema. Se pueden utilizar los antitranspirantes de uso tópico de la manera correcta y hacer algunos cambios en tu estilo de vida.

¿Por qué el sudor puede llegar a ser excesivo?

La causa principal puede recibir en una hiperactividad de la producción de glándulas sudoríparas, también conocida como hiperhidrosis. Las causas no se encuentran aún bien definidas pero las más comunes pueden ser:

  • Factores genéticos
  • Alimentación
  • Estrés – miedo

Los dermatólogos acostumbrados a tratar con pacientes de sudoración excesiva no saben determinar el límite para determinar donde comienza a ser una patología, en el momento que el problema afecta al paciente hay que tratarlo.

Consejos para combatir el sudor excesivo en las axilas

  • Bicarbonato de sodio: Lavar las axilas con agua caliente y jabón y disolver media cucharada de bicarbonato en media taza de agua tibia, es un buen remedio.
  • Antitranspirantes: Los mejores son los que contienen en su etiqueta el nombre Clinical Strength, poseen hasta un 20% de cloruro de aluminio. Es un ingrediente activo que se introducen la parte externa de las glándulas sudoríparas y forma una especie de tapón de aluminio y queratina, que los hace más efectivos para combatir el sudor en las axilas. Además, el cloruro de aluminio previene el crecimiento de hongos y bacterias, a lo largo del tratamiento la glándula se va adormeciendo y la producción del sudor se detiene.

  • Polvos de talco: Impregnar las axilas con polvos de talco después de completar el proceso de higiene, también funciona.
  • Depilar las axilas: Si el sudor es excesivo es recomendable depilarlas, ya que la combinación del pelo y el nivel de humedad de la axila es el escenario perfecto para que las bacterias se descompongan.
  • Alimentación: Evitar las comidas fuertes, el alcohol y el café, porque en momentos de estrés hacen saltar las alarmas del nervio simpático en las situaciones más inoportunas y comienza el sudor.

  • Evitar la ropa ajustada: Dejar que las axilas respiren libremente y utilizar ropa holgada. Si vistes con ropa muy ajustada sentirás el sudor y te provocará estrés, ansiedad, y generarás más sudor.

En caso de que no se solucione el problema, visita a tu dermatólogo qué te recomendará otros tratamientos como las inyecciones de toxina botulínica, se inyecta bajo la piel y el efecto dura 6 meses. Lo más importante es que soluciones de manera radical él problema y te sientas cómoda con tu cuerpo.

Imágenes: Mejor con Salud, Twitter,

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *