Tiroides: importancia y cuidados

La tiroides es una glándula pequeña en forma de mariposa ubicada en la parte frontal del cuello. Esta glándula desempeña funciones vitales en el metabolismo el desarrollo y crecimiento del cuerpo humano. La tiroides produce dos hormonas principales:

  • Tiroxina (T4)
  • Triyodotironina (T3).

Funciones de la T4 y la T3

  • Incrementan el consumo de oxígeno en los tejidos.
  • Regula la velocidad a la que el cuerpo quema la grasa y procesa los hidratos de carbono.
  • Afectan a la temperatura del cuerpo.

Cuando la tiroides está desequilibrada ocurre: hipotiroidismo o hipertiroidismo.

  • Hipotiroidismo: Cuando hay deficiencia de hormonas tiroideas, la persona comienza a sentir fatiga, somnolencia, intolerancia al frío, aumento de peso, dificultad para adelgazar, depresión, cabello o uñas quebradizas, y en el caso de las mujeres menstruaciones anormales, o problemas de fertilidad.
  • Hipertiroidismo: Cuando hay exceso en la producción de hormonas tiroideas, el paciente pierde peso, siente ansiedad, irritabilidad, frecuencia cardíaca acelerada, comienza a caer el cabello, se siente débil.

Minerales principales para el buen funcionamiento de la tiroides

  • Yodo: Es un oligoelemento que se encuentra en los mariscos, algas, sal de mar sin refinar, y sal de mesa yodada. Es un mineral necesario para la función de la tiroides, pero el exceso puede alterar la función. Es importante incrementar las buenas fuentes de yodo como ser: vegetales marinos, yogur orgánico, leche orgánica, sal marina, y huevos.
  • Selenio: Es fundamental para la salud de la tiroides. Ayuda a reducir la inflamación, regular las respuestas inmunes, y prevenir las enfermedades crónicas. Se encuentra en el agua, salmón, productos lácteos, cebolla, ajo, tomates, y semillas de girasol.

Recomendaciones para cuidar la tiroides

Alimentación adecuada: Incorporar a la dieta sal yodada. Incorporar alimentos ricos en minerales como: pescados, mariscos, lácteos, o huevos.
Agregar alimentos con calcio: Los problemas con la tiroides tienden a debilitar los huesos, es importante consumir leche, yogur, y queso para fortalecerlos.


Tomar infusiones: El té verde y bálsamo de limón o Melisa, son ricos en antioxidantes que ayudan a regular la actividad de la tiroides.


Hacer ejercicio: Ayuda a regular el metabolismo, como mínimo 30 minutos diarios.
Evitar los estimulantes: Tabaco, alcohol, cafeína.
Descansar bien: Dormir las horas necesarias, el cansancio y el insomnio debilitan la glándula tiroidea.

Si notas algún síntoma de alerta, consulta con tu médico para salir de dudas.

Imágenes: Vida Positiva, La Patria, slideshare, ABC de Sevilla,Buena Salud.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *