¿Qué tipo de agua debo tomar?

La gran oferta en productos de alimentación y el exceso de información nos complica muchas veces la elección de los productos básicos de nuestra mesa: el pan, la sal y hasta el agua. Hasta hace bien poco, y más allá de los médicos, muy pocos consumidores se habrían cuestionado conceptos como la alcalinidad, la mineralización o la cantidad de cloro de esta bebida, imprescindible para la supervivencia. Hoy, es un tema más de discusión de foodies, gastronomistas y otros aficionados a las tendencias de consumo en torno a los alimentos. Unos y otros se preguntan qué tipo de agua se debe tomar.

Todos y yo también me incluyo están de acuerdo en un aspecto: la mejor agua, la más sana es la más natural, la que proviene de manantiales, pozos y embalses y que posee el equilibrio ideal entre los minerales que necesitamos para el funcionamiento correcto de nuestro organismo. Hablamos de magnesio, sodio y potasio.De una mayor proporción de estos tres elementos surgen las distintas aguas minerales clásicas, que se dividen en su clasificación fundamental entre las débil mineralización y las de mineralización fuerte. Las primeras son las indicadas para los bebés, en el caso de que se alimenten de biberón y éste se prepare con agua embotellada. Digo esto porque en las zonas en las que consideran de muy buena calidad el agua, los pediatras recomiendan prepararlos con la que sale del grifo.

El agua de débil mineralización está indicada también para personas que padecen problemas de riñón, lo que dificultaría su filtrado. La de mineralización fuerte, por su parte es rica en calcio y magnesio y de esta manera sirve en estados carenciales y para personas con determinados déficits o necesidades al respecto. Por último, hay que anotar las aguas ferruginosas, ricas en hierro, tal como sugiere su propio nombre y que ayudan al restablecimiento de las personas con anemia.

A partir de esta sencilla clasificación, parece haberse abierto un amplio abanico de posibilidades de consumo, tanto es así que tenemos que tener cuidado de las marcas que consumimos, puesto que no estamos libres de que nos tomen un poco el pelo con simple agua del grifo embotellada, tal como han denunciado algunas páginas de productos ecológicos. Bajo esta etiqueta podrían estar comercializándose desde manzanas a tipos de agua de procesado corriente.

Es también interesante distinguir el agua envasada según dos aspectos, el material y la carbonización. Lo mejor es pedirla en cristal por motivos de salubridad, ya que el plástico filtra más elementos tóxicos.

En cuanto a tomarla con gas o sin gas, depende, por supuesto, de cada estómago y manera de digerir. Diversos estudios tratan de relacionar el agua con gas con mejoras en los problemas de dispepsia , de estreñimiento, en relación a los niveles de colesterol y a la menopausia. No parece haber nada concluyente al respecto.

La calidad del agua del grifo depende de las zonas en las que vivamos, bien sean urbanas o rurales, de la cantidad de cloro que lleve para su desinfección. Algunas personas tratan de mejorar su calidad con jarras de filtrado.

Por último, el agua alcalina es un líquido que sólo debe tomarse si lo recomienda el médico en situaciones concretas. Su objetivo se regular nuestro PH, función que ya realiza el organismo de forma natural. Cuando este trabajo falle es cuando el agua trabajará como agente externo de ayuda. Si la tomamos innecesariamente , sólo alteraremos los niveles equilibrados, alterando los valores normales.

Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia y autor del libro “Tú eres tu medicinaEs orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Imágenes: Pinterest

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *