Suplementos alimenticios: ¿un riesgo innecesario?

Las sociedades modernas han incluido la alimentación en las áreas de moda y tendencia. No hablamos sólo de productos y comidas que vamos incorporando a nuestra dieta mediterránea, lo cual resulta muy enriquecedor y saludable, sino al uso y abuso de suplementos alimenticios de manera generalizada.

Los suplementos alimenticios son preparados en forma de pastilla o jarabe que concentran altas dosis de vitaminas, minerales y aminoácidos necesarios para el crecimiento y la vida de los seres humanos. La cantidad de uno de esos elementos presentes en estas píldoras puede variar según los estados para los que se indiquen, o bien carencia de algún indicador analítico básico (por ejemplo el hierro o el calcio)  o mantenimiento diario.

Con estados y carencias me refiero a deficiencias, es decir, los que necesitan personas que están sometidas a un estado de desnutrición y enfermedad. Un ejemplo de lo primero sería un individuo que debido a una circunstancia personal grave, por la que no ha podido alimentarse como debería, no ha ingerido los nutrientes esenciales necesarios. En el segundo caso hablamos de asuntos menos graves como la pérdida de hierro durante la menstruación o la toma de ácido fólico para prevenir la espina bífida durante el embarazo. También se toma Vitamina D en los países del norte para paliar el déficit de rayos solares, preservar el buen estado anímico y garantizar la absorción del calcio en los huesos.

Así las cosas, se supone que si la nuestra es una dieta balanceada, con un equilibrio regular y mantenido entre los nutrientes que el ser humano necesita para un estado saludable, nuestro cuerpo no precisará de aportes extras de vitaminas, minerales, ácidos grasos u otros.

Con la ayuda del médico, bajo su supervisión y previa consulta, no resultará, no obstante, perjudicial en ciertas etapas de la vida ayudarnos con alguna suplementación de vitamina C (en personas mayores para luchar contra las afecciones respiratorias) y Omega3, un potente antioxidante que ayuda contra la oxidación celular. Llegada cierta edad, no está de más tampoco preguntar al médico de cabecera si nos recomienda algún suplemento según nuestro estado, que él bien conoce. Colágeno, por ejemplo, para el envejecimiento  u otros que él considere.

En cuanto al deporte, se abusa y mucho de los suplementos y se sabe que se obtienen muchas veces sin supervisión médica, dando lugar a serios problemas de salud. Es peligroso. Son productos que están dando problemas sobre todo en cuanto a salud cardiovascular.

Una vez más, la sociedad actual quiere lograr sus metas ya, sin esfuerzo, sin paciencia, sin vivir el proceso. El deporte, que es una de sus nuevas modas, no ha escapado a esta tendencia. Queremos estar muy fuertes y atléticos en el menor tiempo posible e incluso sin practicar el deporte que se requiere para ello.

La creatina, la llamada criptonita de los deportistas, por ejemplo, puede dar problemas de hígado, corazón y riñón. Tampoco recomiendo en absoluto la androstendiona. No hay evidencias de que aumente la fuerza y el desarrollo de los músculos, tal como aseguran quienes la comercializan para los culturistas. Ojo al riesgo. Ahora bien, si un deportista profesional, de élite o un deportista regular lleva un control por su médico y éste le aconseja un suplemento, debe tomarlo. Pero siempre en unas pautas lógicas.

Para adelgazar se están usando dos sustancias: la efedra y el guaraná. Descartadlas, por favor. La primera es una planta clásica  en la  medicina china, que se emplea como tónico energético y se usa para contener la rinitis alérgica .No se le debe dar otro uso. La segunda puede provocar aumento de la tensión arterial, palpitaciones, dolor de cabeza y ardor de estómago.

No merece la pena correr riesgos innecesarios por estética o por la simple pereza de automedicarnos.

Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia y autor, entre otros, de Escuela de la Espalda y “Tú eres tu medicina.Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Arcopress es una editorial referencia, dedicada a la publicación de libros prácticos de calidad que abarcan diferentes temáticas entre las que destacan temas de salud, autoayuda, bienestar, sexualidad, deporte , nutrición y lifestyle. Todos ellos, escritos por los mejores especialistas y profesionales de cada sector.

Imágenes: Pinterest

 

 

 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *