Súmale salud a tu vida: Consejos para cambiar de hábitos

La salud se fortalece todos los días: según sean nuestros hábitos y elecciones, en gran medida será nuestra salud. El llevar un estilo de vida saludable será esencial para mantenerse bien. Muchos trastornos de salud se pueden prevenir con elecciones de vida inteligentes: ataques cardíacos, diabetes e incluso varios tipos de cáncer.

Además de la alimentación saludable, el mantenerse activo es una de las premisas: no se trata solo de ir al gimnasio a diario, sino más bien de moverse, y de la forma que más te guste. Puedes optar por caminar a buen paso, trotar o por asistir a alguna clase de baile. Sea cuál sea la actividad -o actividades que escojas- estarás fortaleciendo el corazón y propiciando una mejor salud en general. Te contamos a continuación algunos consejos para que logres ser más activo, sin importar tu estado actual.

comida_saludable

  • Tómalo con calma: Si eres sedentario, lo primero será tomarlo con calma y comenzar poco a poco. Antes de iniciar cualquier actividad te convendrá consultarlo con tu médico quien, llegado el caso, te indicará las precauciones que habrá que tomar previamente. Lo mejor será comenzar con sesiones cortas de ejercicio de 5 a 10 minutos, e ir aumentando la duración gradualmente a medida que vayas adquiriendo más resistencia.
  • Resérvate 30 minutos cada día: Para lograr un estilo de vida saludable tu primer efectivo ha de ser unos 30 minutos diarios que, incluso, puedes dividirlos en tres sesiones de 10 minutos de ejercicio. Por ejemplo, puedes bailar unos 10 minutos antes de ir al trabajo, caminar otros 10 minutos y pasear otros 10 minutos por las noches – puedes sacar a tu perro-. Sea como sea, realiza tu propia rutina de actividad física para comenzar poco a poco. La clave está en comenzar.
  • Levanta peso: Lo anterior son formas de ejercicio aeróbico, que fortalecerá tu corazón y reactivará la circulación sanguínea. Pero también deberás sumar algo de resistencia o levantamiento de pesas: este tipo de ejercicio ayuda a fortalecer los huesos y músculos, al tiempo que mejora tu equilibrio y coordinación. En este caso, sí será recomendable concurras a un gimnasio donde puedan guiarte o bien contrates a un entrenador.
  • Combina entrenamientos: La fórmula ideal es ir variando de actividades: si concurres a un gimnasio tendrás más alternativas para ir haciendo, al tiempo que será más divertido. Sino siempre tendrás también otras opciones – más económicas quizás-  como seguir videos de entrenamiento. Hoy en día encontrarás muchos incluso colgados en Internet.

ejercicio

  • Estiramientos: Es importante realizar luego de cada ejercicio una sesión de estiramientos -lo más recomendado es hacerlo tanto antes como después-. Mejorará tu flexibilidad y amplitud de movimientos, al tiempo que prevendrá lesiones. Otro beneficio de los estiramientos es que mejoran la circulación de la sangre y evitan calambres.
  • Otras posibilidades: Hay muchos ejercicios que no requieren de gran inversión, ni de equipos para ser eficaces, tales como: caminar o trotar, saltar a la soga, bailar, hacer sentadillas, saltos de tijeras, etc.
  • Mejora tu descanso: Un estilo de vida más saludable no consiste únicamente en ser más activo, sino también de respetar el cuerpo y darle el tiempo de descanso que requiere para recuperarse. Asegúrate un ambiente óptimo para descansar al menos unas 7 a 8 horas y respeta tus ciclos de sueño.

Imágenes: aerobicsalud.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *