¿Sabías que existe la depresión vaginal?

La depresión vaginal sí existe, el nombre a nivel científico es “vulvodinia” y afecta a muchas mujeres en todo el mundo. Los síntomas suelen confundirse con una infección o una simple irritación, se presenta como un dolor crónico intenso, que parece un dolor de parto. Otros síntomas que se manifiestan son: ardor, comezón, irritación, aparece sin avisar y puede durar días o meses.

Factores físicos y psíquicos que pueden ocasionar la depresión vaginal

Factores físicos

  • Cambios en el pH vaginal
  • Golpes o traumatismos
  • Cambio de pareja
  • Montar muchas horas la bicicleta

Factores psíquicos

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Falta de autoestima

Prueba para su diagnóstico

El diagnóstico es muy difícil ya que la vagina está físicamente bien, pero los doctores tienen que hacer una prueba física con un algodón y presionar diferentes partes de la vagina para evaluar la severidad del dolor. Para la vulvodinia no existe una cura definitiva pero los tratamientos disponibles pueden minimizar los síntomas.

¿Cómo curar la depresión vaginal?

Los expertos y ginecólogos no han encontrado una cura definitiva que funcione a la perfección, recomiendan tratarlo como una depresión estándar y recetan tomar antidepresivos en baja dosis. Mantener relaciones sexuales puede ayudar, aunque el dolor haga que las ganas de tener sexo disminuyan o desaparezcan, los expertos afirman que al mantener relaciones el nivel de colágeno y las células mantienen el flujo de la sangre a un nivel alto en la vagina ayudando a mitigar los síntomas.


Es importante para mejorar la situación tratar de sentirse bien amarse mucho y aceptarse. La falta de seguridad frente al amor y la inestabilidad puede influir en el pH de la vagina y el funcionamiento, no se produce la lubricación de manera apropiada, los músculos se tensan, causa resequedad y dolor. Por lo tanto, si no tienes pareja la masturbación puede ayudar mucho, la estimulación sexual te hará feliz y también hará feliz a tu vagina.

Recuerda que tu vagina tiene su propio temperamento igual que tú, y puede estar feliz o completamente deprimida. Comparte esta información ya que es muy importante tenerla en cuenta para que: ¡no existan vaginas deprimidas!

Imágenes: Solo21, Eme de Mujer,Globovisión.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *