Remedios naturales contra las quemaduras de sol

El calor ya se empieza a notar. Aunque aún quedan unos meses para verano, muchos aprovechamos nuestros días libres para descansar frente al sol, por lo que es necesario recordar la importancia de proteger la piel de sus rayos nocivos.

En caso de quemadura, habrá que saber cómo actuar. En esta ocasión, os contamos algunos remedios naturales contra las quemaduras de sol, para conocer y tener en cuenta.

Las quemaduras solares se producen como consecuencia de la incidencia de los rayos UV sobre la piel, las que pueden aparecer hasta incluso pasadas las 24 horas. Entre los síntomas que aparecen tras una exposición prolongada y nociva al sol, destacan: enrojecimiento cutáneo, sensibilidad al tacto, ampollas y en algunos casos, la aparición de fiebre. 

Lo mejor para calmar rápidamente estas molestias es actuar, y se puede hacer desde nuestra casa. Siempre y cuando no se trate de una quemadura grave, se pueden aplicar ciertos remedios naturales muy efectivos.

 

 

Leche

La leche fresca está recomendada en estos casos por sus propiedades humectantes y calmantes, que se deben especialmente por su contenido de ácido láctico y ácidos grasos que actúan favorablemente mejorando y contribuyendo en la sanación de la piel.

Solo deberás sumergir un trozo de algodón o paño fresco en leche fresca -que sea entera, no desnatada- y aplicar con cuidado sobre la zona afectada. Repite varias veces, al menos durante 15 a 20 minutos y enjuaga bien con abundante agua fría.

Vinagre

El vinagre es otro ingrediente a mano que puede ayudar. Para estos casos, contribuye eliminando los gérmenes presentes en las quemaduras y aliviando el dolor en la piel. Su efectividad reside en sus propiedades antisépticas y en su capacidad de equilibrar el pH de la piel. Además, es un compuesto que reduce la posibilidad de que aparezcan ampollas en la piel tras la quemadura.

Para curar, vuelca bastante cantidad de vinagre -puede ser de manzana o destilado- en un recipiente y sumerge un paño suave. Coloca sobre el área quemada. Espera 5 minutos y repite el proceso cuantas veces necesites.

 

 

Gel de aloe vera

Sabemos que el Aloe vera es un ingrediente natural muy beneficioso para cualquier problema relacionado con nuestra piel. Su alto contenido de colágeno lo hace perfecto para favorecer la regeneración de la dermis. No solo alivia el dolor sino que también ayuda en la cicatrización. Puedes hacerte con alguna crema que contenga Aloe vera en cualquier tienda o farmacia, o bien puedes utilizar directamente la pulpa de la planta.

Tomate

Las rodajas de tomate son uno de los remedios de la abuela, pero que no por ello son menos efectivos. Aplicar tomate en la zona afectada, cuando se trata de una quemadura solar superficial, puede ser una de las mejores maneras de calmar la molestia, el escozor e hidratar la piel.

En un recipiente, lava con agua y vinagre los tomates, para eliminar bien las bacterias que pueda haber. Corta el tomate en rodajas finas, y coloca una a una sobre la piel quemada. Deja actuar al menos 15 minutos. Retira y lava con agua fría.

Para evitar las quemaduras de sol ¡Recuerda!

  • Evita una exposición prolongada al sol, especialmente en el horario comprendido entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde.
  • Aplica SIEMPRE protector solar con factor elevado en toda zona que quede descubierta. Se recomienda usar factor 30 o superior.
  • Si te das un chapuzón, coloca otra vez protector solar una vez salgas y, sino, hazlo cada dos horas.
  • Utiliza gafas de sol para proteger los ojos y, en lo posible, sombrero.

Estas recomendaciones son sólo para casos de quemaduras leves y comunes. En caso de quemaduras de mayor gravedad, se debe acudir lo antes posible a servicios sanitarios.

¡Qué disfrutes del sol con responsabilidad!

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *